jueves, 6 de diciembre de 2007

DVD: SWEENEY TODD * * * 1/2

La enésima adaptación fílmica de Sweeney Todd, personaje de ficción cuyos orígenes no están del todo precisos, será en una película dirigida nada menos que por Tim Burton, con Johnny Depp en el papel principal y Helena Bonham Carter, basada en el musical escrito por Stephen Sondheim, a estrenarse el próximo año. Antes hubo un buen telefilme producido por la BBC, Sweeney Todd (Reino Unido, 2006), hasta ahora una de las películas más fieles a la historia original, concebida en 1846, basada en un criminal real del siglo XVIII.

Precisamente, la historia contada en esta versión televisiva de Sweeney Todd (antes hubo cuatro o cinco filmes, entre ellos otro telefilme en 1982) se ambienta en la Inglaterra del siglo XVIII, protagonizada por un solitario y triste barbero, el Sweeney Todd del título (un magnífico Ray Winstone), especialista en ofrecer limpias y precisas afeitadas, que luego de ayudar a una bella mujer en la calle, Nellie Lovett (Essie Davis, muy guapa), se enamorará perdidamente de ella.

Todd tiene conocimientos en medicina, en ocasiones realiza alguna sangría, amputa una extremidad gangrenada, extrae una bala o realiza abortos. Cierta noche, Nellie le pedirá que le practique un aborto, y luego de que muera su marido, Sweeney descubrirá que Nellie no tiene reparo en acostarse con todo hombre que visita su negocio de repostería, que él mismo le ayuda a poner. Primero a manera de venganza aleccionadora, Sweeney asesinará a esos hombres cortándoles la garganta, claro, luego de darles una buena afeitada, al comprobar que uno de ellos infectó a Nellie de una extraña enfermedad.

No todo acaba ahí. Sweeney decidirá regalar a Nellie la carne de sus victimas, para que esta, sin saberlo al principio, la use para preparar pasteles de carne y los venda, convirtiéndose todo más tarde en un convenio entre Sweeney y Nellie, donde el primero le enviará la carne de los infortunados clientes que ella le envía a la barbería.

Sweeney Todd es considerado por muchos como uno de los asesinos seriales más antiguos, aunque su existencia nunca ha sido comprobada. Dirigida por Dave Moore, el relato parece dar para situaciones de humor negro, pero lo cierto es que, con todo y su modesta producción, esta versión de Sweeney Todd es un inquietante y sangriento relato de horror, que esconde una profunda complejidad psicológica en su reprimido, traumatizado y psicópata personaje. Sweeney Todd, es una suerte de obsesivo compulsivo, con ideas morales muy fijas, se declara a sí mismo ateo y es incapaz de tener relaciones sexuales (“No creo en Dios, no fornico, no hago nada malo”, confesará), pero posee un lado sensible muy marcado y que no duda en expresar, no nada más en su amor oculto y reprimido a Nellie, sino en su deseo de ayudar a los niños huérfanos.

“La muerte no me parece aterrante, la he hecho mi amiga”, dirá Sweeney al final de la película. A lo largo del relato, no deja de ser intrigante el saber los motivos que esconde el barbero para degollar a sus víctimas, preso de una extraña fuerza que se posesiona de él por completo. Con el tiempo, queda claro que hay algo más allá de un evidente deseo de acabar con todos los hombres que considere detestables. Sweeney asesina preso de una obsesión de la que no se puede librar. No es un placer, no lo disfruta, más bien sufre por ello.

El guión de Joshua St. Johnston lo expresa bien y la actuación de Ray Winstone es bastante lograda, aunque al final queda claro que un personaje como Sweeney requiere de un filme más largo, que uno de escasa hora y media, que abarque toda su complejidad y retorcida mentalidad. En ese sentido, no puedo esperar más para poder ver la versión de Tim Burton, aunque esta sea musical.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total