miércoles, 24 de abril de 2013

THE PIRATES! BAND OF MISFITS * * * *

EL ORIGEN DE LAS ESPECIES... VERSIÓN PIRATA.
El Capitán Pirata y su amada mascota Polly.

Como sucede con los filmes animados de la Pixar, uno siempre espera con ansia una nueva producción animada de la británica Ardman. The Pirates! Band of Misfits (2012) quizás sea una de sus mejores películas a la fecha, a pesar de carecer de personajes tan carismásticos y entrañables como los ya clásicos Wallace & Gromit. Pirates resulta divertida, sumamente entretenida, con una manufactura magistral en el stop motion y diseño de personajes en plastilina (marca de la casa), incluyendo un diseño de arte magnífico. Ardman, literalmente, se ha embarcado en una aventura en alta mar, intentando parodiar (al estilo Mel Brooks) películas clásicas de piratas. 

El grupo de bucaneros está encabezado por el simplemente llamado Capitán Pirata (Hugh Grant), el cual se encuentra buscando, frustradamente, dar un verdadero golpe pirata. El capitán tiene un sueño, ganar el concurso del "Pirata del Año". Para ganar se necesita carisma y espectacularidad piratas,  además contar con la mayor cantidad de oro, joyas y doblones en las arcas. Es evidente que no estamos ante una película de piratas convencional, sino una en la que tanto niños y adultos pueden encontrar cosas humorísticas. El giro, digamos, "científico" en la historia llega cuando el capitán Pirata se tope nada menos que con un joven Charles Darwin (David Tennant), quien se encuentra pasando por  dilemas existenciales similares a los de nuestro capitán. La mascota de los piratas, un pajarraco que se creía extinto y que podría ser el último en el mundo, será para Darwin el descubrimiento científico del siglo. 

La villana de la historia es la reina Victoria (Imelda Staunton). Odia a los piratas, busca borrarlos de todos los mares y, quizás, también ambicione quedarse con Polly, la ambicionada ave, por excéntricas razones que al final serán rebeladas. The Pirates! es la película de animación más sofisticada de la Ardman. Es increíble, pero producir una de estas películas es tan complejo técnicamente como lo es producir una película de acción real. Lo que no es, en ocasiones, tan sofísticado, es el humor. En una película de la Ardman, puede ser un síntoma algo preocupante. Es decir, no tenemos la comedia más refinada, con encanto, de Wallace & Gromit (o incluso de Shaun the Sheep, la serie televisiva de la Ardman). Si bien me hubiera gustado un poco más de desarrollo de personajes y menos gags, al final me divertí, me reí, y casi no parpadee apreciando cada detalle visual (¡Qué manera de crear el mar tan convincentemente!) en el diseño y concepción del filme.

Páginas vistas en total