viernes, 28 de marzo de 2014

DESPICABLE ME 2 * * * * *



AMOR A LA VISTA.  Gru podría encontrar a su otra mitad en
Despicable Me 2. 

Con Despicable Me 2 vino lo inevitable. Su protagonista, el otrora megalomaniaco villano de facha tétrica, Gru (Steve Carrell) encuentra el amor, muy a su pesar. De todas formas, en eso consistía la premisa de la primer película (2010), el ver cómo el despreciable, obscuro, amargado y traumatizado Gru escondía indicios de humanidad y bondad. Esta segunda parte es mucho más divertida y encantadora que la primera, gracias a que los geniales, amarillentos y enfundados en oberoles minions, están ahí nuevamente para salvar el show. No por ello Gru es menos interesante. Ahora tiene nuevos dilemas relacionados con la paternidad, y otros más románticos. 

Por primera vez veremos si el calvo personaje es capaz de lidiar con el hecho de que Margo (Miranda Cosgrove) ya no es una niña y le están empezando a gustar los chicos. Edith (Dana Gaier), la de "enmedio", sigue siendo la misma niña "ruda" de siempre, en tanto, la pequeña roba-corazones Agnes (Elsie Fisher) siente la ausencia de una figura materna en su vida. El proceso es de una comicidad que alcanza cotas extraordinarias. Steve Carrell vuelve a hacer una trabajo de voz fenomenal, con ese indefinido y extraño acento como de Europa del Este con el que dota a Gru. 

Sin embargo, son los minions (especialmente el trío formado por Kevin, Bob y Stuart) los que, irremediablemente, se acaban robando toda la película (voces realizadas por los mismos directores Pierre Cofin y Chris Renaud). Gru, retirado de su carrera como villano, se encuentra dedicado completamente a una relajada y pacífica vida como dueño de un negocio de mermeladas. Esto no durará mucho. El Dr. Nefario (Russell Brand) extraña planear las fechorías del pasado, y al mismo tiempo, Gru será violentamente reclutado por una extraña mujer pelirroja, Lucy  (Kristen Wiig), quien trabaja para una corporación secreta dedicada a combatir villanos. Gru tiene una misión: encontrar al inventor de una substancia que transforma, a lo Jekyll y Mr. Hide, en mutantes a todo aquel inyectado con la misma.

El villano con el que Gru tendrá que enfrentarse, es una creación estereotipada pero graciosa y funcional, por lo satiríca que resulta: El Macho (voz de Benjamin Bratt), disfrazado como luchador enmascarado mexicano. Gru tiene cuentas pendientes del pasado con El Macho. En ese sentido, el filme encuentra el lado cómico a elementos típicamente mexicanos, como la fiesta de "Cinco de Mayo", donde habrá sombreros de nacho rellenos de guacamole, o el hijo adolescente de El Macho, un chico que es el prototipo del latin lover, entre otros. 

Los directores, inteligentemente, les permitieron más espacio y tiempo a los minions para lucirse a sus anchas. Su humor slapstick, su lenguaje como alienígena (que suena como mezcla de japonés, italiano y francés), los hace imparables e incansables. Te estás riendo desde que aparecen en escena. No es exagerado afirmar que Despicable Me 2 es la mejor comedia animada de la que tenga memoria reciente. 


miércoles, 26 de marzo de 2014

TANGLED * * * 1/2

HORA DEL SHAMPOO. La versión de Disney del cuento infantil "Rapunzel."

No es mucho de extrañar que el clásico cuento infantil de los hermanos Grimm, Rapunzel, publicado hace 200 años (a su vez, una adaptación de Persinette, un relato de 1698) haya sido adaptado por Disney en la forma de un melodrama adolescente, de maduración y crecimiento. Rapunzel (voz de Mandy Moore), cuenta la historia de una bella princesa atrapada en una torre, secuestrada por una bruja siendo una bebé. Lo más especial de Rapunzel, es su muy largo cabello mágico (22 metros). Dirigida por Nathan Greno y Byron Howard, Tangled muestra a Rapunzel como una adolescente queriendo salir de un encierro forzado, al que está sometido por una bruja (voz de Donna Murphy), a la que cree su madre. Dicha bruja necesita de la magia del cabello rubio de la chica, para permanecer joven y nunca envejecer. 

Rapunzel tiene la ilusión de salir y explorar el mundo. Unas extrañas luces en el bosque la tienen intrigada, y la oportunidad de escapar llega cuando un fugitivo de la justicia, Flynn (Zachary Levi),  llega a la torre. Ambos hacen un trato: Flynn servirá de guía de Rapunzel y de su mascota, un pequeño camaleón. Hay un caballo blanco con actitudes de perro rastreando a Flynn. Pasado un rato, el caballo formará el triángulo perfecto, gracias a su graciosa presencia, durante las aventuras y peligros que Flynn y Rapunzel tengan que sortear en su huida. La guardia real se encuentra tras la pista de Flynn, mientras la bruja Gothel trata de encontrar a Rapunzel.

Aunque el trabajo de animación es muy atractivo, y que el filme tiene canciones pasables, lo cierto, es que Tangled es un trabajo menor de la Disney. Si la comparamos con The Princess and the Frog, su anterior largometraje, y Frozen, su más reciente filme animado ganador del Oscar, Tangled no tiene muchas pretenciones. No es tanto Rapunzel quien domina el filme, sino la dupla que, sin remedio y previsiblemente, acaban formando Flynn y el caballo. Rapunzel resulta una atractiva presencia en pantalla, debido a su inocencia mientras explora el mundo, (incluyendo una cantina repleta de villanos malencarados, divertidos aunque cliché), así como por la serie de gags debido a la longitud de su cabello. 

Páginas vistas en total