miércoles, 5 de diciembre de 2007

DVD: SANTA CLAUSE 2 * *

The Santa Clause 2 (E.U. 2002) obliga a ponerse al corriente con la primera parte, Santa Clause (1994). Hagamos un poco de memoria. Scott Calvin (Tim Allen), ejecutivo de una fábrica de juguetes, recibe la visita en su casa, días antes de la Navidad, del mismísimo Santa Claus. Alentado por Charlie (Eric Lloyd), su hijo, Calvin acepta ponerse el traje de Santa luego de enterarse, a través de una "Cláusula, que deberá tomar su lugar por tiempo indefinido. Calvin poco a poco se irá transformando en Santa Clause, engordará y le crecerá una gran barba blanca.

En la segunda parte, vemos a un Calvin ya entrado en el negocio de la fabricación de juguetes, desde sus oficinas en el Polo Norte. Los problemas surgen cuando, de manera algo sospechosa e inesperada, su asistente le informa sobre la existencia de una segunda cláusula, escrita en letras pequeñas en el texto original. Esta cláusula especifica que Santa deberá buscarse una esposa antes del día de Navidad, de lo contrarío, perderá su trabajo y, en consecuencia, millones de niños en el mundo no recibirán sus regalos.

Los que pudimos ver la primera Santa Cláusula, nos deleitamos con una buena y original comedia navideña, gracias a los desafortunados contratiempos en los que se veía enfrascado Calvin, tratando de entrar a las casas por sus chimeneas y entregar pedidos absurdos y descomunales (esa canoa), además de tener que lidiar con unos renos algo testarudos. El pequeño Charly de aquel entonces, en buena medida, se robo la película, al igual que unos renos animatrónicos convincentes.

En Santa Clause 2, mucha de esa frescura, originalidad y espontaneidad se perdieron. Buena parte de los actores son los mismos que de en la primera película, y lo que pudo haber sido una buena historia se va por la borda en muchos aspectos. La "invasión de Sadamm Hussein" en la fábrica de Santa Clause, es un gag que se siente trillado y desgastado. Por otro lado, se resiente la ausencia de una actuación infantil destacada, quedando relegada a segundo plano el personaje de la pequeña sobrina pelirroja de Calvin, además de que el simpático Charlie de la primera película, ahora es un adolescente rebelde, incomprendido y que no respeta regla alguna, esto a causa de lo tardía que fue esta secuela.

El poner a Santa en el aprieto de tener que buscarse una esposa para salvar la Navidad, es una idea original y atractiva, pero se ve diluida por soluciones apresuradas y predecibles, desde que Calvin se vea en la necesidad de abogar por Charlie ante la directora del colegio (Elizabeth Mitchell).

Con todo, el diseño de arte (la fábrica de Santa inspirada en el Art Noveau), presencias infantiles simpáticas, una graciosa batalla final contra unos soldaditos fascistas de juguete (que recuerda las secuencias de la fallida Toys, con Robin Williams), un reno glotón, y otro más pequeño ansioso por emprender su primer viaje, hacen de Santa Clause 2 una película por momentos entretenida. Aunque creo que no le ayudó mucho al filme meter asuntos sobre la clonación o subtextos políticos, como los problemas de aquella época de E.U. en el Medio Oriente.



No hay comentarios:

Páginas vistas en total