jueves, 3 de mayo de 2012

THE TREE OF LIFE * * * * *

Brad Pitt y Laramie Eppler.

A 6 años de haber estrenado The New World (2005), Terrence Malick regresa al cine con The Tree of Life (2011). Malick no es un director prolífico, pero cada uno de sus filmes es un logro en uno u otro aspecto. En general, no tiene una película mala, sino una menos buena que la otra. The Tree of Life es como un resumen de lo que constituye su filmografía, cine en su más pura expresión. Total poesía visual, imagenes poderosas, con música y sonido igual de portentosos. Es una película que pudo haber caído en lo pretensioso, pero no es así. Es una obra de arte, que se adentra en temas de suma complejidad pero que acaban sintiéndose accesibles: Dios, la creación, el orígen del universo y el inicio de la vida en la Tierra. Luego, es una suerte de revisión del relato bíblico de Adán y Eva, y sus hijos, Caín y Abel, adaptado a la vida familiar de una modesta familia de Texas, en la década de los 1950.

La estructura de la película es igual de compleja. La narración está armada como un collage de imágenes, de escenas construídas a base de cortes continuos. Es la historia de la familia O'Brien, desde la niñez de la madre de familia (Jessica Chastain), hasta el duro golpe que reciben cuando se enteran de la muerte del hijo intermedio (Laramie Eppler), teniendo tan sólo 19 años. En el tiempo presente, el hijo mayor, Jack (Sean Penn), se encuentra deprimido, agobiado por culpas del pasado y dilemas existenciales, mientras recuerda su niñez junto a R.L., el hermano fallecido, y su hermano menor (Tye Sheridan). Brad Pitt, tiene una notable actuación como el padre de familia (no sabremos el nombre del padre ni de la madre), un severo hombre que sigue una rígida y disciplinada educación con sus hijos. Siendo estos bebés, la madre siembra un árbol en el jardín, el cual crecerá junto con ellos.

Jack (interpretado de niño por Hunter McCraken), tiene una difícil relación con su padre. En sí, la historia narra la rivalidad entre Jack y R.L. A pesar de lo unidos que son, Jack guardó celos y envidia hacia R.L., al ser este el favorito del padre. Es un hombre que ama la música clásica y es talentoso para tocar el piano y el órgano. R.L., siendo el chico con alma sensible y artística en la familia, recibe más afecto y admiración del padre. Precisamente, las imágenes del orígen del universo, un magistral trabajo del genio de los efectos especiales Douglas Trumbull (creador de efectos especiales en nada menos que 2001: A space Odyssey, Silent Running, Close Encounters of the Third Kind, Blade Runner, etc.), junto con otras imágenes documentales asombrosas de la naturaleza, estilo documental de la BBC, sirven para establecer una comparación entre la naturaleza tanto del padre como de la madre. El primero más intenso, violento, físico, como la misma naturaleza; mientras la madre, es más tranquila, callada, alegre y vital.

La imaginería del filme es un prodigio. La cortas escenas de los dinosaurios, tienen a su vez una parte sensible. Un depredador, a punto de matar a un moribundo hervíboro, le perdona la vida siguiendo su camino. ¿Qué hay detrás de esta extraña pero sensible escena? Seguro algo sobre los extraños caminos que puede seguir la naturaleza. Además, es una imagen que juega con nuestras expectativas.  Lo que esperaríamos es una escena como salida de Jurassic Park, con un velociraptor destazando a su víctima. Vemos el meteorito que acabó con los dinosaurios impactar en la Tierra. Junto a las imágenes documentales y al artesanal trabajo de Trumbull (algunas escenas las creó simplemente mezclando substancias, luego sobreponiendo una imagen con otra), hay unas más sobre el origen de la vida en la Tierra, con celulas uniéndose y separándose, creadas con más convencionales efectos digitales.

Los tres niños hacen un buen trabajo. No son actores profesionales y gracias a eso lucen completamente naturales, en las escenas donde los vemos jugar y convivir. La ambientación es simple y efectiva al mismo tiempo (un buen trabajo de diseño de arte, vestuario y autos de época), en tanto el trabajo del mexicano Emmanuel Lubezki en la fotografía es igual de sencillo, con mucho uso de cámara portátil. Su limpia iluminación está basada en combinar luces naturales y artificiales, de manera casi imperceptible. 

Lo más curioso, es que estamos ante una película que te habla mucho sobre Dios, sobre el poder de la naturaleza y los misterios de la vida, sin necesidad de meterse en religiones. Es un melodrama familiar contado sin exageraciones melodramáticas. Las imágenes de Trumbull logran darte una idea de lo que es estar en presencia del poder de la creación. A pesar de tener sus pequeñas imperfecciones (siento que me salen sobrando muchas imágenes finales con la gente en la playa, expresandose perdón y amor unos a otros), no importa mucho, es una gran obra que debió haber ganado el Oscar a Mejor Película este año. No es suficiente con verla una vez, son necesarias dos o incluso tres revisiones. No importa en lo que crea, esta es una película que usted no debería perderse.


martes, 1 de mayo de 2012

HORTON HEARS A WHO! * * * *

El destino de millones de microscópicos seres
estará en la trompa de un elefante.

Dr. Seuss, el famoso escritor de cuentos infantiles, popular entre grandes y chicos, creó en sus libros a los Who, unos personajes que lucen como animales, pero difíciles de clasificar. Parecen una cruza de perro con gato, y viven en Whoville. Horton Hears a Who! (2008), es la adaptación animada del libro homónimo, un filme inteligente que no ha sido producido ni por Pixar o Dreamworks, sino por la factoría Twenty Century Fox Animation (los creadores de Robots y la franquicia de Ice Age). La respalda una historia bien concebida, que sabe conciliar comicidad y una premisa que, si bien toca aspectos algo metafísicos sobre la existencia de algo "más allá", de una fuerza exterior que lo mueve y rige todo, no se mete en asuntos sobre religión ni nada parecido. La fuerza de la que dependerá el destino de los Who no es precisamente divina, sino la paquidérmica inocencia de un elefante, el Horton del título, con todo y voz de Jim Carrey. ¿Será coincidencia o Carrey habrá sido elegido por haber protagonizado "The Truman Show", una película cuya historia parece prima-hermana de "Horton"? Como haya sido, lo cierto es que Jim Carrey hace un trabajo excelente moldeando, al menos vocalmente, la personalidad de Horton. El elefante, famoso por otras historias del Dr. Seuss, vive en una jungla colorida, poblada de animales que parecen venidos de otro mundo o dimensión paralela.

El destino de Horton cambiará completamente, cuando encuentre una diminuta partícula de polvo en una extraña flor (parece un diente de león). Desde dicha partícula, Horton escuchará la voz del gobernador de Whoville (voz de Steve Carrell), quien se encuentra lidiando con sus propios problemas, como criar a las más de noventa hijas que tiene y un sólo hijo, de apariencia emo, con quien no tiene comunicación. El mayor problema será cuando el gobernador proponga cancelar las fiestas del centenario de la ciudad, debido a que Horton se encuentra en la peligrosa misión de proteger la pequeña particula de polvo y a sus microscópicos habitantes, para colocarla en un lugar seguro. Cambios de clima y temblores en la ciudad, serán ocasionados por todo lo que Horton se encuentra viviendo allá afuera. No le ayudará mucho en su misión el tener en su contra a una intolerante y fascistoide madre canguro (voz de Carol Burnette), quien cree que el pobre elefante está loco y es un peligro para su pequeño hijo y toda la jungla. 

Los habitantes de Whoville también creerán que su gobernador está loco, al admitir este que habla con un ser que vive allá arriba, en lo que para ellos vendría siendo el cielo o el espacio. Los realizadores, el animador Jimmy Hayward y el director de arte en animaciones Steve Martino, saben equilibrar las dos historias paralelas. Ambas acaban siendo entretenidas, con buenos gags, dosis de emoción y comicidad. La película tiene un diseño visual muy inspirado, como ese campo lleno de violáceos dientes de león, y en sí toda la jungla es una explosión de colores en completa armonía. No es de sorprender, teniendo como director a un director de arte. Aunque ambas historias están logradas, el verdadero héroe, quien acaba robándose la película, es Horton, conmovedor y divertido al mismo tiempo, pudiendo dar su vida incluso por esa pequeña partícula de polvo y sus habitantes. Aunque su moraleja es el clásico aprender a perdonar, el clímax es emocionante, bien editado y con cada segundo lleno de suspenso. 




lunes, 30 de abril de 2012

HANNA * * * *

Saoirse Ronan como Hanna.

Saoirse Ronan, esa chica de nombre extraño que pudimos ver en Atonement y The Lovely Bones, es una gran actriz. Apenas tiene 18 años y todavía mucho camino por recorrer. Si bien hay dudas sobre cómo se pronuncia su nombre (según he escuchado, suena algo así como "shorshe"), no las hay sobre su talento. De profundos y celestiales ojos azules, Saoirse tiene otra gran actuación en Hanna (2011), su segunda colaboración con el británico Joe Wright (la primera fue, justamente, en Atonement), una película con mucho regusto "pulp" y relatos de espionaje. La premisa no está muy alejada de lo que Luc Besson rodó en Leon: The Professional, sólo que va más lejos de lo que Natalie Portman hizo en dicho filme. La Hanna del título (Ronan), ha sido entrenada por su padre (Eric Bana) para ser una peligrosa máquina de matar y una wikipedia ambulante. La niña, de cabello y cejas rubios casi platinados, no nada más puede sostener luchas cuerpo a cuerpo con cualquiera que se le ponga en frente, sin importar su género o tamaño, sino de recitar datos precisos y enciclopédicos sobre países, ciudades, y casi cualquier otra cosa. Es poliglota, amiga de los lobos y, nunca antes ha escuchado música, por lo que siente una fascinación por la misma.

Hanna ha vivido oculta con su padre en el bosque desde bebé. Jamás ha visto la civilización moderna. En su primer contacto con el mundo, será como ver a Tarzán enfrentarse por primera vez con la sociedad y sus lujos. Hanna no es la obra maestra que fue Atonement (aunque sí es mucho mejor que The Soloist, el filme que menos me ha gustado de Wright), pero resulta entretenida y visualmente intensa, hipnotizante, con el notable sello artístico que caracteriza a Wright en el diseño de producción. Lo que pudo haber sido un thriller convencional, una simple historia de persecución entre "el gato y el ratón", del "cazador cazado", tiene un giro impresionante en las manos de un director como Wright. Con esa visión extravagante, dotado para el artificio, Wright crea una especie de violento cuento de hadas (no es exactamente para niños, aunque el director cuidó mucho este asunto por cuestiones de clasificación) sobre una niña extraña, bella, de fuerza descomunal y fascinante, descubriendo el mundo, a sí misma y, además, sobrevivir la persecución de una psicópata agente secreta. Existe un equilibrio entre lo artísticamente visual y la adrenalina de cualquier thriller convencional.

La villana es Marissa, interpretada por Cate Blanchet, una agente americana (buen acento, por cierto), quien se encuentra persiguiendo a Hanna y a su padre por lugares como Marruecos, España y Alemania. Todos estos lugares los recorre nuestra protagonista en un abrir y cerrar  de ojos (con todo y recital de baile y música flamenca en Sevilla). Marissa busca obsesivamente aniquilar a Hanna, ayudada por el dueño de un centro nocturno alemán (Tom Hollander, con cabello teñido y esa mirada y actitud de frío reptil que caracterizan a sus villanos). Basta decir que Marissa es la asesina de la madre de Hanna. Cuando la chica sepa la verdad sobre su pasado y sus orígenes, de ser perseguida se convertirá en la "cazadora". No tienen grandes papeles en la película, pero Olivia Williams y Jason Flemyng están muy bien (especialmente la primera, como siempre) como la familia que, en algún momento de la película, ayudan a Hanna en su viaje. Mientras, Jessica Barden está simpática como la única amiga de Hanna. Por último, la música de The Chemical Brothers (hacen un cameo), agrega un ambiente enfermizamente mágico, etéreo y atmósférico a la historia, con el estilo tecno de su música.

Páginas vistas en total