lunes, 20 de junio de 2016

CAPTAIN AMERICA: CIVIL WAR * * * *

A PONERSE DE ACUERDO. 
Por que es mejor y más divertido en grupo que en solitario. Si por algo se han estado poniendo mejor las películas del Capitán América (considerando el hecho de que la primera no fue tan buena), es que a su superheróica lista de invitados se han ido agregando más y más Avengers. Gracias a ello, Captain America: The Winter Soldier  (la segunda película), tuvo una considerable mejoría, al haber agregado la presencia de Black Widow (Scarlett Johansson), y Falcon (Anthony Mackie). Para la tercera, Captain America: Civil War,  no nada más tenemos a aquellos de regreso, sino todavía a más Avengers. Los realizadores, Anthony y Joe Russo están también de vuelta, y ahora han apostado al doble y en grande. Civil War es como una película de los Avengers, pero esta vez con el "Cap" America (Chris Evans), y Iron Man (Robert Downey Jr.) teniendo diferencias -más o menos-  irreconciliables, que rivalizarían con cualquier contienda política de la vida real entre Republicanos y Demócratas. 

En esta ocasión todos han sido invitados a la fiesta. Bueno, todos excepto Hulk y Thor, quienes no están presentes para atestiguar la inminente división que sobrevendrá en el grupo, por culpa de Winter Soldier (sería interesante ver de qué lado estarían). El conflicto arrastrado desde la película anterior se ha complicado aún más. Los Vengadores están bajo la mirada y escrutinio internacional encima. La gente ha empezado a cuestionar sus heróicas proezas, con todo y los daños colaterales que han venido dejando atrás, incluyendo las pérdidas humanas. Sus peleas crean verdaderos escenarios de guerra, y la ONU se encuentra ahora presionándolos para atenerse a sus regulaciones y a rendir cuentas frente a su tribunal.

Tony Stark/Iron Man es el primero en recibir una bofetada emocional, justo cuando una madre doliente se acerca a enseñarle la foto de su hijo fallecido, una de tantas víctimas inocentes en las batallas de nuestros superhéroes para salvar al mundo. ¿Quién responderá por la muerte del chico? Los acontecimientos al inicio del filme hablan por sí mismos. Durante un operativo en África, un lamentable error de Scarlett Witch (Elizabeth Olsen) la lleva a salvar varias vidas, pero sacrificando otras. Civil War es una película de superhéroes en donde la formula entretenimiento- espectáculo, se combina de una forma afortunada con el de la reflexión inteligente: el dilema moral sobre sacrificar muchas vidas por salvar unas cuantas.

Las cosas toman un giro desafortunado, justo cuando un atentado terrorista afuera de unas oficinas de la ONU provoca la muerte de un monarca africano. El responsable, es nada menos que Bucky Barnes/Winter Soldier (Sebastian Stan), quien sigue siendo víctima de la manipulación y lavado cerebral de la organización criminal-terrorista HYDRA. La mente maestra detrás del operativo es Zemo (Daniel Brühl). El "Cap" America sigue creyendo en la inocencia de su viejo colega, y no parará hasta probarlo. Por su parte, Iron Man opina lo contrario, creyendo que su deber es atrapar a Barnes y entregarlo a la justicia para que responda por su crimen. 

A escena entra un nuevo superhéroe, Black Panther (Chadwick Boseman). En serio, este tipo se merece una película para sí mismo. Es todo un personaje, que pelea con artes marciales y tiene una historia de fondo interesante. Black Panther se pondrá del lado de Iron Man, ya que busca cobrar venganza por el asesinato del rey africano. Pone el punto sobre la i en cuanto a diversidad racial en la franquicia ¿Podría convertirse en el primer avenger negro? Tiene todo para serlo. No será la única adición. Como "invitados especiales" tenemos a Ant-Man (Paul Rudd), y a un totalmente nuevo Spiderman (Tom Holland), como un preadolescente empezando a curtirse como superhéroe bajo la tutela de Iron Man. Las sorpresas no se acaban ahí. En un giro extraño (que hará que los fans más puristas den el grito en el cielo) la tía Mae está rejuvenecida, con Marisa Tomei interpretándola (no me convenció mucho, y creo que a muchos tampoco).

Hay una batalla en un aeropuerto entre los dos grupos que es espectacular. En general, Civil War da a los fans lo que esperan. El resultado no es precisamente una película del Capitán América, tampoco de Iron Man, pero no exactamente algo dentro de la franquicia de los Avengers. Es un híbrido colosal, una trama de proporciones épicas en todos los aspectos, incluso en su duración (dos horas y media). El problema es lo mucho que se alarga el filme, innecesariamente, con diálogos largos que rompen un poco el ritmo. ¿Cuándo "épico" dejará de ser sinónimo de casi 3 horas de metraje? 

Páginas vistas en total