miércoles, 30 de octubre de 2013

GRAVITY * * * *


SOBREVIVIR ESTÁ EN CHINO...Y EN RUSO. Sandra Bullock
se encuentra perdida en el espacio.

Esta película es para verse en cine. De verla en pantalla chica, se perdería mucho la espectacularidad del viaje espacial al que el realizador mexicano Alfonso Cuarón nos lleva. La sensación que se tiene al ver Gravity es, precisamente, la de sentirnos en gravedad cero, de estar en el espacio junto a dos astronautas a punto de vivir una pesadilla. Es una impresión entre vertiginosa y, al mismo tiempo, sofocante. Sólo son dos personajes los protagonistas, en una historia simple, pero que consigue mantener al espectador en un suspenso que nos engancha desde el inicio a la butaca. 

Coescrita junto a su hijo Jonás, Alfonso Cuarón consigue darle un giro tremendo y, literalmente, extraorbitante, al género espacial, en una aventura hiperrealista sobre un astronauta (George Clooney) y una ingeniera (Sandra Bullock, ofreciendo una sorprendente actuación), en su primer viaje al espacio, quienes "naufragan" a miles de kilómetros de distancia de la Tierra. Además, Gravity pone en evidencia (después de lo visto también en Apollo 13, de Ron Howard) que el trabajo de estos viajeros no es necesariamente tan seguro y tranquilo como parece.

Para empezar, vives con el constante peligro de que restos de "chatarra" espacial te golpeen a gran velocidad, y quedes perdido en el espacio, sin rumbo, como le sucede a nuestros astronautas, los únicos sobrevivientes de una misión espacial. Antes de que puedan decir "Houston, tenemos un problema", ambos deberán buscar la manera de sobrevivir y no acabar flotando en el espacio. La comunicación con la Tierra se ha perdido, y los astronautas deben llegar a las estaciones más cercanas (una rusa y otra china) para recargar el valioso oxígeno que se les está acabando. Y sus problemas apenas están empezando.

El espectáculo visual que ofrece el filme (fotografiado por Emmanuel "Chivo" Lubezki) es impresionante. La Tierra es otro personaje, y está ahí para recordarnos lo diminutos que somos frente a ella. Las imágenes de la Tierra, con las ciudades luminosas vistas desde el espacio, las auroras boreales, etc., son de un realismo que no me dejó despegar la vista de la pantalla. Puede ser una simple aventura espacial, con el genérico mensaje de la "esperanza muere al último", pero es una emocionante y casi aterrorizante.  

Páginas vistas en total