viernes, 7 de junio de 2013

STAR TREK INTO DARKNESS * * * *

LÓGICA EMOCIONAL. Spock demostrará que los vulcanos también lloran. 

Estoy totalmente convencido ahora de que la nueva franquicia de Star Trek es mejor que la nueva franquicia de Star Wars (1999-2005). Lo irónico, es que será el mismo J.J. Abrams, director de las dos precuelas inspiradas en la teleserie, será el que seguramente salvará la franquicia de Star Wars con las nuevas películas que tiene planeado dirigir. Star Trek Into Darkness (2013) sigue siendo un impresionante y entretenido espectáculo de aventuras intergalácticas, como lo fue su antecesora, Star Trek (2009). El diseño de producción del filme es magnífico, en donde hasta el más mínimo detalle en las pantallas electrónicas del crucero espacial "Enterprise" está realizado con un caprichoso cuidado, aspecto que la coloca por encima de ese toque camp que tenía la serie original. Por si fuera poco, la película sigue teniendo unos impresionantes paisajes espaciales. Los filmes de Abrams son revaloraciones a gran escala de un clásico que los trekkies siguen reverenciando celosamente.

Si bien tiene un bienvenido toque cómico, a manos del siempre infalible Simon Pegg interpretando al joven Scotty -diestro en mecánica-, en general, Into Darkness hace honor a su título. Primero, el enfrentamiento con una banda de Klingons le da un giro thrillerezco a la película, pareciendo por tan sólo unos minutos un filme policiaco en el espacio. Luego, la presentación de la némesis, Khan (Benedict "Scherlock" Cumberbatch, malévolo y con un rostro afiladamente imperturbable), clásico villano de los filmes de Star Trek.  Khan es un ser genéticamente diseñado para ser, en pocas palabras, un arma de destrucción masiva. Es imparable, invencible, inquietantemente indestructible, algo así como la versión espacial de Jason Bourne. 

La historia profundiza más en los conflictos de los jóvenes exploradores del espacio, especialmente, en la dupla formada por el emocional Kirk (Chris Pine), junto al siempre lógico, racional y "corazón de piedra" con orejas puntiagudas de Spock (Zachary Quinto). Spock se roba la película por sus dilemas románticos con la piloto de figura espigada, Uhura (Zoe Saldana). De hecho, el alma de la película es ver a Spock tratar de ser más humano y menos vulcano; de encontrar su lado sensible y demostrar que los de su especie también pueden ser capaces de tener sentimientos. El fantasma de Prometheus se siente por momentos, en algunas escenas, pero me parece que esta nueva aventura trekkie es mucho mejor y más entretenida. 

Páginas vistas en total