domingo, 1 de diciembre de 2013

PLANETA 51 * * * 1/2

ENCUENTROS CERCANOS DE CUALQUIER TIPO.
Un marcianito común y corriente, recibe la inesperada visita...
de un terrícola.

La industria de la animación en España es fuerte. Una prueba más es Planeta 51 (2009), un entretenimiento familiar efectivo, con una historia divertida, y una manufactura que poco o nada pide a producciones animadas de algunos estudios en Hollywood. Su idea principal es hacer una parodia infantil de películas de ciencia ficción sobre invasiones alienígenas. Sin embargo, el giro de suma originalidad por parte del director, Jorge Blanco (en colaboración con Javier Abad y Marcos Martínez), es que en la historia no son marcianos los invasores, sino al revés: un astronauta, proveniente de nuestro planeta (voz de Dawyne "The Rock" Johnson), es el que llega, por accidente, a  un planeta habitado por alienígenas verdosos. 

El filme es una historia con los papeles invertidos. El guión juega con este "choque cultural-interplanetario" de manera graciosa. Desde el momento en que el astronauta pisa el extraño planeta, se desata una crisis de seguridad al estilo "The Day the Earth Stood Still" (1951). Para un inocente "marciano" (voz de Justin Long) la experiencia se convertirá de inmediato en algo al más puro estilo "E.T" (1982), teniendo que esconder al extraño terrícola de la prensa y del ejército, comandado por un tiránico general (voz de Gary Oldman). 

Bueno, lo reconozco, quizás al final no sea tan original la cosa, pero es una película animada para pasarla bien un rato. Hay gags tanto para adultos cinéfilos (las mascotas en este planeta son pequeños "aliens" con complejo de perros) y otras para niños (paciencia, son algo simplonas). El diseño y concepto visual es retro. A pesar de que hay autos y casas con un diseño propio del planeta, en general, todo se siente como sacado de los años 1950s-1960s terrícolas. 


Páginas vistas en total