jueves, 2 de junio de 2016

THE WITCH * * * * 1/2


¿LA ACUSARIAS DE SER BRUJA?   Anya Taylor-Jon. 
The Witch no es un convencional filme de horror. No recurre a sustos predecibles, ni sobresaltos sorpresa. Tampoco está llena de clichés, como el de la bruja voladora en una escoba, lanzando hechizos y convirtiendo niños en sapos. Su apuesta es más arriesgada, más dentro del cine indie, en donde el realizador Robert Eggers recurre a un horror psicológico en estado puro. Hay que reconocerlo, en estos tiempos no es fácil asustar sin recurrir a la computadora y los efectos digitales. El gran mérito de este pequeño filme, es su capacidad de generar un auténtico horror con mínimos recursos, algo que tomó por sorpresa a los espectadores en el festival de Sundance, donde la película debutó el año pasado.

La historia es sencilla. Tal vez recurra a los lugares comunes de cualquier otra película del género (el bosque tenebroso, la cabaña en medio de la nada, en donde nadie te escuchará gritar, etc.). Sin embargo, toca un tema interesante: la paranoia generada por situaciones y fenómenos inexplicables, atribuidos a la brujería y al mismo Satán. Una familia puritana de granjeros, en los 1630s, Nueva Inglaterra, se sumerge en una crisis emocional, luego de que su bebé desaparece, literalmente, como por arte de magia. El bebé, simplemente, se esfumó en dos segundos, mientras la hija mayor, Thomasin (Anya Taylor-Jon, una gran revelación), se encontraba cuidándolo y jugando con él. El título oficial del filme indica que la historia es un "relato tradicional de Nueva Inglaterra", y hay algo de cierto en ello. The Witch se siente como un cuento de hadas, pero en un tono considerablemente más obscuro (vienen a la mente Blanca Nieves, o Hansel y Gretel).

A raíz de la desaparición, la familia empieza a ver sospechosamente a Thomasin, especialmente su par de pequeños hermanos gemelos (Ellie Granger y Lucas Dawson), quienes la acusan (de una forma juguetona y provocadora) de ser una bruja, y practicar magia. El padre (Ralph Ineson) y la madre (Kate Dickie, de "Games of Thrones"), aunque tratan de llevar la situación lo mejor que pueden, empiezan a dividirse, el primero del lado de Thomasin, y la segunda, cuya mente empieza a contaminarse de las acusaciones de los dos hermanos mala leche.

No se arruina el misterio con decir que sí hay una bruja, habitando en el bosque cercano a la granja. Si ella es responsable de la desaparición del bebé, está por verse. La verdadera aventura, será saber si Thomasin es, en verdad, una bruja, o si todo es producto de la imaginación de los niños. En tanto, una fuerza obscura y malévola empieza a invadir el hogar, con animales apareciendo en la casa, como un cuervo, y un conejo. Pero el más tenebroso de todos es, sin duda, una cabra negra, a la que llaman Black Phillip. La cabra, de enormes cuernos, se roba cada escena en la que aparece. Con todo y verse inofensiva, hay una extraña vibra que rodea a Black Phillip.

¿Qué hace al filme de Eggers diferente de otros? ¿Qué lo convierte en un inteligente filme de horror? Su manera de recurrir a una vieja estrategia del cine del género: crear o generar miedo a partir de lo que no vemos, pero que sabemos está ahí. Esa amenazante presencia de algo invisible, pero cuya maldad es algo perceptible por los personajes. The Blair Witch Project ya lo hizo hace algunos años, y lo hizo excelentemente bien, a través de un falso documental. ¿En realidad existe un ser maligno y diabólico queriendo hacer daño a la familia? ¿Todo existe sólo en la mente de los personajes, producto de la paranoia? 

La estrategia de mantener oculta la verdadera identidad de la bruja, es también buena. Nunca vemos directamente su rostro, tan sólo vemos en una escena que es una anciana, y en otra que es una curvilínea mujer. Si bien quedan en el aire más preguntas que respuestas, y uno que otro cabo suelto, lo notable de la película es esa sensación que nos queda de estar ante algo verdaderamente diferente, fascinante por su aura enigmática. The Witch no será completamente perfecta, pero seguro se queda en tu mente.


Páginas vistas en total