viernes, 23 de noviembre de 2007

BEOWULF * * * *

Ray Winston da voz y movimientos a Beowulf.

Un par de ratas caminan por el techo de un castillo. De pronto, son atrapadas por un águila. Mientras, la cámara nos va guiando, desde adentro de la fortificación hacia fuera, llevándonos por el camino que va surcando el ave; cruzando árboles, montañas y un inmenso paisaje nevado. Finalmente, nos encontramos con una monstruosa criatura, que pronto sembrará el terror dentro del castillo del rey Hrothgar (voz, rostro y movimientos de Anthony Hopkins). Este tipo de sutilezas estilísticas son las que el realizador Robert Zemeckis gusta incluir en su aventuras animadas. Beowulf (2007), su segundo trabajo en el género animado luego de The Polar Express (2004), donde nos enseñó el máximo alcance de la tecnología en el campo de la animación por motion-capture.

Beowulf es el nuevo experimento foto realista de Zemeckis en un largometraje animado. El punto de partida es el famoso poema épico medieval sobre las aventuras de un guerrero, Beowulf (voz y movimientos, pero no el rostro, de Ray Winston), popular por sus hazañas venciendo toda clase de monstruos y demonios. La técnica del motion-capture toma como referencia los movimientos corporales de actores reales, a través de sensores que cubren todo su cuerpo, siendo registrados digitalmente en la computadora (técnica llamada de animación en tiempo real). Esto da lugar a personajes que lucen tan reales, que muchos actores se han puesto a temblar (digo, más o menos en broma) al ver la posibilidad de ser sustituidos por sus versiones animadas. 

Muchos videojuegos son capaces de lucir como estos filmes. Sin embargo, Beowulf es una prodigiosa película de aventuras, que hace ver a 300 (2006) como una pequeñez. Zemeckis hace un magistral uso de la tecnología, en una intrigrante y fascinante historia ambientada en la Dinamarca de inicios de la Edad Media. Una región danesa es asolada por un terrorífico troll devora-hombres, Grendel (Crispin Glover). Acompañado por una docena de vikingos, Beowulf arriba al reino de Hrothgar para enfrentar al monstruo, un engendro con el que el mismo rey tal vez tenga demasiado que ver.

La madre de Grendel, es una sensual y bella “bruja” (Angelina Jolie), la cual intentará tomar venganza hechizando, con sus nada despreciables encantos, a Beowulf, continuando así con la maldición a la que alguna vez sometió a Hrothgar. Su mucho más joven esposa (Robin Wright Penn), es una melancólica reina, que acaba cautivada por el legendario Beowulf. El brazo derecho y consejero del rey (John Malcovich), se muestra hostil e incrédulo hacia Beowulf, además de que quiere convencer al rey de  cambiar al dios Odin por Jesucristo.

Adaptada por Neil Gaiman y Roger Avary, Beowulf es toda una experiencia visual, con muchos toques de horror gore (la sangrienta escena inicial en la que se nos presenta a Grendel, no da descanso ni concesiones al espectador). Hay detalles caprichosos, que sólo esta tecnología podría permitir, como situarnos en el punto de vista subjetivo de la bruja nadando en el agua, hasta ver su propio reflejo en un escudo dorado. Si se aprecia en 3D la experiencia es única, acrecentada por la potente y épica banda sonora de Alan Silvestri, (músico de cabecera de Zemeckis).

No hay comentarios:

Páginas vistas en total