viernes, 23 de noviembre de 2007

DVD: SPYKIDS 2: ISLAND OF LOST DREAMS * * * 1/2

Tomemos los elementos característicos de una película de espías (la franquicia de James Bond, por ejemplo), de un filme protagonizado por una familia armoniosa y feliz (muy a lo Disney), efectos digitales, una trama algo disparatada, y tendremos una entretenida película infantil, hecha para los niños del siglo XXI, en Spy Kids 2: Island of Lost Dreams (E.U. 2002). Esta segunda parte de Spy Kids (Robert Rodríguez, 2001), que nos presentó a los hermanos pre adolescentes Carmen Cortez (Alexa Vega) y Juni-Cortez (Daryl Sabara), jóvenes espías al servicio del gobierno de los E.U., que tienen a su disposición una gran variedad de "gadgets" e ingenio, ofrece una extensión de aquellas dosis de acción y aventuras, en donde deben llevar a cabo una nueva misión. Los Cortez verán amenazado su trabajo, debido a la presencia de otros dos niños, también hermanos. Carmen y Juni han ascendido en sus grados de espías. Su padre, Gregorio Cortez (Antonio Banderas), ve frustrada su ilusión de convertirse en el nuevo director de la CIA, al serle arrebatado el puesto por el padre de los nuevos hermanos espía.

Una arma secreta parecida a un platillo volador, es robada por un ejército de robots magnéticos, y llevada a una misteriosa isla. Para mala suerte de Carmen y Juni, la misión para rescatar el arma secreta se la asignan a sus competidores, los hermanos Giggles (Matt O’Leary y Emily Osment). Los Cortez no se quedarán cruzados de brazos y se les adelantarán a los Giggles en el rescate del arma en la Isla Misteriosa, bajo el poder de un científico loco, involucrado en la creación de esta arma y que ha experimentado con animales para crear una fauna extraña y fantástica, al estilo de las criaturas animadas de Ray Harryhausen, que merodean por toda la isla.

Spy Kids 2 se nota inspirada en la novela de Julio Verne La Isla Misteriosa, de la que se han hecho algunas adaptaciones al cine, donde se narraban las aventuras del capitán Nemo en una isla poblada de gigantescos animales. Spy Kids 2 es una aventura estridente y caricaturesca, con secuencias de acción como extraídas de algún dibujo animado de acción.

Dirigida, producida, escrita, fotografiada, musicalizada y editada por Robert Rodríguez, el “hombre orquesta” echa mano de sus actores de cabecera (Antonio Banderas, Cheech Marín, Steve Buscemi), en un cóctel de referencias a películas de fantasía y ciencia ficción, como al mencionado libro de Julio Verne, pasando por la catástrofe científica de Jurassik Park (Steven Spielberg, 1993), y referencias a los clásicos del cine mitológico como Jason and the Argonauts (Don Chaffey, 1963) y Clash of the Titans (Desmond Davis, 1981), nada más con ver esos esqueletos guardianes del tesoro y la bestia marina bicéfala del filme de Rodríguez.

El reparto infantil es magnífico, los efectos visuales son buenos, el diseño de arte colorido y atractivo (inspirado en la arquitectura maya en algunas construcciones de la isla), divertidas secuencias (la pelea de los niños espías contra el ejército de robots o la pelea final contra el simio-araña), Spy Kids 2, es verdad, no escapa de las típicas tramas hollywoodenses patrioteras, en las que hay que salvar al mundo de alguna amenaza tecnológica.

Como sea, Spy Kids 2 es un filme que destaca por ser un efectivo entretenimiento familiar, por su premisa sobre la unión familiar (los chicos se ponen a darles lecciones vitales a sus propios padres), la conservación ecológica y la constancia.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total