viernes, 28 de diciembre de 2007

CINE ANIMADO: ARTHUR ET LES MINIMOYS * *

En Arthur y los Minimoys (Francia, 2006), dirigida por Luc Besson, es la adaptación de su libro infantil homónimo con el que debutó como escritor. No he leído el libro, por lo que no sabría decir que tan apegado ha sido el mismo Besson a su propia obra impresa, aunque no dudo que haya dejado de lado muchos episodios y que haya hecho cambios pequeños en la trama. Conociendo bien su propia obra, es seguro que Besson haya capturado bien la esencia de su historia. El relato no tiene mucha originalidad que digamos. Las estrellas de la cinta son unos duendes que ya hemos visto infinidad de veces, sólo que Besson decidió rebautizarlos como minimoys.

Ambientada en los años 1950, los minimoys habitan en el inmenso jardín de la casa de Arthur (Freddie Highmore, de “Finding Neverland” y “Charlie and the Chocolate Factory”), niño de 10 años que vive con su abuela (una eficaz Mia Farrow) en el campo, cuyos padres apenas y se acuerdan de él. Arthur admira las aventuras de su desaparecido abuelo, un explorador que trajo del África, registrado en su diario, la leyenda de los minimoys, a quienes, según cuenta la abuela, el anciano explorador fue a visitar sin que jamás se le volviera a ver, dejando además en ese mundo un tesoro de rubíes.

Un despiadado agente de bienes raíces quiere apoderarse de la casa para demolerla, a menos que el abuelo aparezca, acredite la propiedad y pague la hipoteca. Ni tardo ni perezoso, Arthur se decidirá ir en búsqueda del abuelo y del tesoro para salvar la casa, teniendo que esperar una noche de luna llena para poder abrir el portal que lo llevará al (ni tan) maravilloso y (ni tan) fantástico mundo de los minimoys.

Hay referencias por doquier: a Jumanji, a la premisa de Alicia en el País de las Maravillas (el aventurero que tiene que reducir su tamaño para acceder a una dimensión alterna) y en especial (quizás la más desilusionante) la enésima reelaboración de la premisa de Honey, I Shrunk the Kids (Joe Johnston, 1989), sobre el encuentro de humanos miniaturizado con el microscópico universo de los insectos. Transformado en un minimoy, Arthur iniciará su aventura junto al pelirrojo Betameche (voz de Jimmy Fallon) y la Princesa Selenia (voz de Madonna), enamorándose el precoz Arthur de esta última. En buena parte del filme, veremos sus fallidos intentos por conquistarla y llamar su atención, teniendo que llegar los tres hasta la guarida del maligno Maltazard (voz de David Bowie), lugar en donde se encuentra el tesoro del abuelo.

La notable manufactura visual y calidad de la animación, acaba desperdiciada por una historia que jamás se encuentra a la misma altura, aunque tenga uno que otro momento emocionante y personajes simpaticones, como Betameche. En lo personal, no creo que la cinta vaya a ser muy del agrado del público infantil, debido a sus referencias paródicas a cintas como Pulp Fiction (la simplona secuencia de la discoteca), o por ver al pequeño Arthur con las hormonas funcionando al máximo, en su permanente ligue con la atractiva Selenia. A ver qué tal vienen las próximas dos películas: La Venganza de Maltazard y La Guerra de los Dos Mundos, a estrenarse el 2009 y 2010, respectivamente.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total