miércoles, 26 de diciembre de 2007

DVD: ONE HOUR PHOTO * * *

En One Hour Photo (E.U., 2002), del director Mark Romanek, la familia Yorkin tiene todo lo que una familia podría anhelar: felicidad, dos padres de familia responsables, un buen hijo, casa bonita, alegría, etc. Al menos así lo reflejan sus fotografías familiares. La mamá (Connie Nielsen) es quien se encarga de llevar los carretes fotográficos a revelar, siempre al mismo negocio fotográfico, atendido por el perfeccionista Sy Parrish (Robin Williams, notable), quien tiene la responsabilidad de entregarles unas copias más que perfectas a sus clientes.

Sy debe sobrellevar los gajes del oficio, y ver las obsesiones fotográficas ridículas y absurdas de algunas personas (como los gatos), o sus perversiones. Además de ser obsesivo-compulsivo, Sy lleva una vida solitaria y triste, la cual gira en torno al negocio del revelado instantáneo. Lo que más anhela es tener una familia como los Yorkin, la cual representa el prototipo de familia ideal para él. Sy pronto se dará cuenta que esa "fotogénica" felicidad es sólo aparente, cuando luego de revelar uno de sus rollos descubra que el marido le pone los cuernos a la pobre señora Yorkin.

Cámara en mano, Sy comenzará a acosar a los Yorkin para meterse hasta el rincón más íntimo de su hogar, y también para darle un escarmiento al padre infiel por ser el causante de que esa idílica felicidad quedara destruida. Como película de suspenso, One Hour Photo falla en muchos aspectos. Todo el buen suspenso armado en la primera mitad, cae fatalmente en la segunda mitad debido a un desarrollo demasiado simple y fácil. Se nota que Romanek no quiso demasiadas complicaciones, dejando que la trama avance a paso seguro.

La película, para colmo, tiene escasos momentos inquietantes, aunque se agradece que la historia no sea tan predecible como uno pudiera imaginar. Entre los puntos rescatables, vale mencionar la actuación de Robin Williams, que logra transmitir perfectamente el pathos de su personaje en todos los aspectos, un buen trabajo fotográfico de Jeff Cronenweth, de composiciones muy equilibradas, y el diseño de arte, que logra reflejar el perturbado y, al mismo tiempo, perfeccionista, ordenado y limpio universo de Sy (el supermercado y su casa).

Con todo, One Hour Photo se queda a medio camino, aunque vale la pena revisarla si uno quiere apreciar una de las mejores actuaciones de Robin Williams.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total