martes, 25 de diciembre de 2007

CINESPAÑA: NOVIEMBRE * * * *

“El arte es un arma cargada de futuro”, es la frase alegórica y subversiva que cierra Noviembre (España, 2003), segundo largometraje del actor y realizador madrileño Achero Mañas (el primero fue El Bola/2000, relato de un niño maltratado por su padre), un falso documental intenso, que al principio nos toma desprevenidos por el tono serio con el que un grupo de maduros actores de teatro, narran desde el año 2040 frente a la cámara sus experiencias, primero como estudiantes de teatro, desencantados del encierro académico que representaba para ellos su escuela, para luego formar un grupo de teatro experimental, dispuestos a romper con todo lo establecido.

La historia arranca en 1998. Alfredo (el catalán Oscar Jaenada) ha llegado a Madrid desde Murcia, dejando detrás a su familia para estudiar teatro con un maestro (Héctor Alterio), que desde el principio lo pondrá a prueba con cuestiones que pueden resumirse en una sola: ¿Por qué estudias teatro? A pesar de dar una respuesta sincera, Alfredo decide, junto a su compañera, Lucía (Ingrid Rubio), y otros amigos, dejar la escuela para desarrollar y ampliar los que hasta ahora eran simples ejercicios callejeros, pequeñas rutinas cómicas teniendo como público a curiosos transeúntes.

Bautizado como “Noviembre” (“después de la revolución de Octubre, está la de Noviembre”, sentenciarán), el grupo se irá consolidando como un proyecto experimental llevando a cabo, ya sea en plazas, en las aceras, dentro del metro, en callejuelas muy transitadas, sus sofisticadas rutinas de teatro conceptual, teniendo dentro de su manifiesto como regla principal el jamás cobrar un solo centavo por su trabajo. Al principio, las rutinas del grupo se caracterizarán por lo caótico y simplón, haciendo tonterías, juegos y bromas a la gente; realizando performances disfrazados y teniendo que enfrentar a la policia. Poco a poco irán evolucionando de provocadoras actuaciones con una carga crítica política y social, a tremendos excesos aún más provocadores, como el escenificar un asesinato en la calle a plena luz del día y frente a gente desprevenida.

Los rostros de los actores narrando solemnemente la historia del ascenso y la trágica caída del grupo, no son muy conocidos (a excepción de Juan Diego), cosa que le da un toque más realista al filme. Achero Mañas demuestra una gran habilidad para equilibrar su “documental”, que para darle todavía más realismo muchas de las actuaciones callejeras se hicieron con los actores frente a un público real, para captar sus expresiones naturales, algunos molestos, otros desconcertados y la mayoría divertidos (la escena del arresto por la policia es de lo mejor).

En resumen, el filme es un intrigante, amargo y desencantado relato, no exento de momentos divertidos, sobre la búsqueda del verdadero arte teatral e histriónico, con un discurso revolucionario que, si bien su final puede sentirse chantajista, nos deja con interesantes reflexiones sobre lo endebles que pueden ser los límites entre la actuación y la realidad misma. Entre lo más destacado de la cinta, además de las actuaciones, es la eficaz realización de Mañas, así como la edición de Nacho Ruíz, que logran un filme equilibrado y tenso al mismo tiempo. Uno de las mejores películas españolas del 2003.

++ ”Noviembre”ganó en San Sebastián el premio del jurado joven y tres nominaciones al Goya: Mejor Maquillaje y Peinados, Mejor Nuevo Actor para Oscar Jaenada, y Mejor Diseño de Vestuario.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total