viernes, 28 de diciembre de 2007

DVD: LAST ORDERS * * * *

En Last Orders (Reino Unido-Alemania, 2001) un "pub" londinense servirá como centro de reunión para un grupo de entrañables amigos sesentones. La trama gira alrededor de Jack Dodds (Michael Caine, espléndido como siempre), carnicero de un barrio de Londres, cuya muerte reciente ha dejado un vacío en su círculo de amigos, formado por Ray (Bob Hoskins), ex gerente de una tienda de electrodomésticos y aficionado a las carreras de caballos; Lenny (el fallecido David Hemmings) boxeador aficionado y Vic (Tom Courtenay), dueño de una agencia funeraria. Los tres amigos deberán cumplir la última petición de Jack: Que sus cenizas sean arrojadas al mar, en el astillero de la ciudad de Margate, ya que en dicha localidad pasó su luna de miel con Amy (Helen Mirren), su esposa, sola y con la responsabilidad de cuidar a June, su hija, que padece retraso mental y vive internada en un hospital desde su niñez.

Dispuestos a cumplir su deseo, los leales amigos de Jack, junto con Vince (Ray Winstone), el hijo adoptivo de este, propietario de una agencia automotriz, subirán a un lujoso Mercedez Benz y emprenden el largo viaje hacia Margate.

Dirigida por Fred Schepisi, adaptación (hecha por el mismo realizador) de la novela homónima de Graham Swift (Book Prize 1996), Last Orders tiene una trama sencilla, reflejo de cómo la vida de los ex-combatientes de la Segunda Guerra Mundial, como lo son los miembros de este grupo de amigos, no es fácil después de haber prestado servicio al país. La historia principal está ambientada en la primera mitad de los 1980. Cada personaje, por medio de numerosos flash-backs, rememoran durante el viaje a Margate los buenos y malos recuerdos de su ya vieja amistad. Nuevas y añejas discusiones surgen; situaciones comprometedoras salen a la luz y servirán como un recurso catártico. Remembranzas desde que eran unos jóvenes soldados en la Segunda Guerra Mundial, hasta su madurez en los 1960, dan forma a este típico melodrama social británico, retrato de la vida del inglés promedio, que no será muy satisfactorio, pero no importa mientras se tenga una fuerte amistad y un cálido pub.

Con una realización sencilla, funcional y sin mayores complicaciones, una buena edición y ambientación, la película es un emotivo estudio sobre la hermandad y la amistad. Nuestros amigos no pararán (a menos que sea para tomar una cerveza), por más contratiempos que deban sortear, hasta llegar a Margate y cumplir la voluntad de Jack. Es inevitable cierto aire patriótico, como en esa visita al monumento para los soldados caídos, o la visita a la Catedral de Canterbury para conocer las tumbas de reyes medievales, sirven para hacer una revisión simbólica de la muerte, como una meta hacia la cual todo ser humano deberá llegar, metaforizado en ese largo viaje en automóvil, donde los eventos más importantes en las vidas de estos simpáticos señores desfilarán por sus memorias.

Schepisi no intenta plantear respuestas a cuestiones éticas y morales de la guerra, sino expresar una preocupación social por el futuro de sus sobrevivientes. Last Orders es una película que conmueve sin necesidad de recurrir al sentimentalismo lacrimógeno, con un excelente y maduro reparto que ofrece exquisitas actuaciones; un melodrama masculino formado por personajes resignados pero alegres, contentos y que ya aceptan la muerte como un hecho inevitable en sus vidas.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total