lunes, 31 de diciembre de 2007

CINESPAÑA: MARÍA QUERIDA * * * 1/2

María Zambrano es, con seguridad, una de las intelectuales españolas de más prestigio, una de las mentes más lúcidas, que en su vejez citaba sin dificultad a Machado, a Cervantes y a otros grandes literatos. Filósofa, ensayista, poetisa, alumna de Ortega y Gasset, María Zambrano (Vélez-Málaga, 1904, Madrid, 1991), viajó con frecuencia a América, visitando países como México (donde conoció, por ejemplo, a Octavio Paz), Chile, Cuba, etc., hasta que terminada la Guerra Civil regresó a España, en donde vivió también en Barcelona y Valencia. María Querida (España, 2004), del realizador José Luis García Sánchez, es un sensible y a la vez serio homenaje a María Zambrano, encarnada magistralmente por Pilar Bardem, centrándose en sus últimos días de vida, visto a través de los ojos de una reportera y documentalista de televisión, Lola (María Botto).

Lola se abocará a la realización de un documental sobre Zambrano, luego de quedar atrapada por su personalidad e inteligencia durante una entrevista para televisión, hecha con motivo del premio Cervantes que le fue otorgado luego de estar 41 años en exilio. Desde ese momento, surge una gran amistad entre ellas, alimentada por la gran admiración de Lola hacia la intelectual anciana. Por supuesto, el personaje de Lola no será más que un pretexto perfecto para que la figura de Maria Zambrano se nos vaya revelando en todo su esplendor, utilizando el realizador todo tipo de material de archivo a su alcance (fotografías, extractos de filmes documentales, etc.), presentándola como un emblema de la lucha del pensamiento por encima de la fuerza en los tiempos críticos de la guerra civil, y una de las pocas intelectuales en decidir regresar a España después de acabada la guerra. Alguna vez le preguntaron porqué había regresado si se perdió la guerra, a lo que ella simple y llanamente contestó: “por eso mismo”.

El propósito de García Sánchez es que el espectador se acerque y conozca más la brillante vida y obra de María Zambrano, la verdadera protagonista de la película, quedando así el personaje de Lola opacado, teniendo un papel más funcional en la trama, ya que será quién nos narre en off la vida de Zambrano, los aspectos más importantes de su carrera como estudiosa y catedrática. Su desarrollo será convencional como personaje, pero Lola encontrará en el documental que realiza la que puede ser su gran obra, la que de sentido a su carrera y a su vida. Lola verá en Zambrano un icono a seguir y se convertirá en algo cercano a una obsesión, e incluso tratará de conseguir apoyo financiero acercándose a su ex marido (Juan Diego, en una pequeña actuación), un productor de cine que no le encontrará mucho sentido a financiar un filme que, con seguridad, a nadie le interesará.

María Querida bien pudo haber funcionado como un típico documental, basado en entrevistas y material de archivo, y la genialidad de Zambrano se nos hubiera revelado de la misma forma. Lo notable de la película será, desde el inicio, la interpretación de Pilar Bardem, seguramente el único motivo para haberle dado un formato de falso documental y poder constatar el gran talento de la veterana actriz.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total