sábado, 29 de septiembre de 2007

CINESPAÑA: HABLE CON ELLA * * * * 1/2

Un telón de teatro se abre y empieza una obra de teatro conceptual, que habla sobre las barreras de la comunicación humana. Con esta escena inicia Hable con Ella (España, 2002), largometraje del manchego Pedro Almodóvar, en el que por primera vez da un giro brusco en su obra fílmica para dirigir la mirada al mundo masculino. Este mundo lo representará, literalmente, "despierto" y consciente, mientras que al mundo femenino, literalmente, lo dormirá. En efecto, por primera vez Almodóvar se adentra en el intrincado y complejo universo de los hombres, para mostrarlos también como seres sensibles, preocupados no sólo por lo material y el trabajo, sino también por su lado emocional. Sus nombres: Marco (Darío Grandinetti), periodista especializado en libros turísticos, y Benigno (Javier Cámara, espléndido), enfermero de una clínica llamada “El Bosque”.

El universo femenino se representa en la figura de Lidia (la cantante Rosario Flores), torera que, paradójicamente, sufre una fobia por los insectos y los bichos pequeños. Por otro lado está Alicia (Leonor Watling, de "Son de Mar"), una joven bailarina que ha quedado en estado de coma, debido a un accidente automovilístico. Marco, periodista que trabaja para "El País", busca una entrevista con Lidia y, al conseguirla, ambos quedarán involucrados en una relación sentimental. Los problemas para Marco inician cuando Lidia sufra un accidente durante una corrida de toros, quedando en estado de coma.

Lidia será internada en el mismo hospital donde está Alicia, esta última atendida de una manera cariñosa y dedicada, casi obsesiva, por Benigno, ambiguo personaje que jamás admite del todo su condición homosexual. De esta forma, quedan unidos los cuatro personajes: Marco y Benigno se conocerán en el hospital, y quedarán unidos por una sólida amistad. Personajes que engrosan la amplia galería de complejos y disfuncionales personajes almodovarianos, pero cuyo encanto reside en su lado cómico, por alguna o muchas de sus psicopatías.

Escrita por el mismo Almodóvar, Hable con Ella (para muchos el primer filme “maduro” del realizador) vuelve a lucir algo de su colorido estilo visual, pop y kitsh, sacrificando ese aspecto pensando, quizás, en que el mundo masculino es más solemne y serio que el femenino. Sin embargo, no por ello Hable con Ella es menos creativa visualmente. Tal es la libertad creativa y expresiva de Almodóvar, que incluye un delirante cortometraje mudo en blanco y negro, teniendo como pretexto la afición de Benigno hacia el cine mudo. “El Amante Menguante”, título del corto, es un pequeño relato fantástico, sobre un hombre miniatura tratando de hacer el amor a su novia gigantesca (Paz Vega). Una metáfora surrealista sobre el complejo de Edipo que tiene Benigno, según un maestro mío de Psicología, y en la que no puedo estar más de acuerdo.

Hable con Ella, es una apuesta de Almodóvar por una historia de una delicadeza sorprendente, menos chusca, alejada de su desaforado humor, diferente a todo lo que habíamos visto antes en su filmografía hasta ese momento, preocupado por temas más profundos, como la importancia de la comunicación.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total