miércoles, 26 de septiembre de 2007

EN CARTELERA: THE BOURNE ULTIMATUM * * * *

Tres son los traumas existenciales por los que pasa Jason Bourne a lo largo de su trilogía fílmica, que con The Bourne Ultimatum (E.U., 2007) parece ha llegado a su fin. En la primera película, The Bourne Identity (Doug Liman, 2002), Jason(Matt Damon) ha despertado en Alemania sin recordar nada de su pasado, ni del porqué cuenta con habilidades físicas tales, que es capaz de dejar fuera de combate a tres o cinco adversarios en minutos. Luego, en la segunda película, The Bourne Supremacy (Paul Greengrass 2004), Jason parece recordar algo, que fue un agente de la CIA y que los jefes que lo reclutaron desean eliminarlo, aunque lo peor fue la muerte de su novia (Franka Potente). Ahora, en la nueva entrega de la franquicia, el problema de Bourne no es nada más que siguen queriéndolo matar, sino que ya ha recordado quién es y cuál es su verdadero nombre.

El británico Paul Greengrass, dirige de nuevo este filme sobre el amnésico espía, serie de adaptaciones de las novelas de espías escritas por Robert Ludlum. Las intenciones de Greengrass han sido conseguir una película rodada con un estilo realista, cámara en mano y que todo el tiempo se mueve nerviosa, casi pegada a los personajes; pero al mismo tiempo no abandona su condición de thriller de espionaje palomero de fin de semana.

El estilo visual del filme no es muy comercial. Greengrass repite su misma técnica realista empleada en la filmación de United 93 (2006), es decir, una cámara que se mueve mucho y empleando una fotografía de tonos apagados, visualmente desgastada y de grano visible. El guión insiste mucho en el traumático recuerdo que tortura a Bourne durante toda la película: su reclutamiento, por parte de un veterano jefe de la CIA (Albert Finney, en una pequeña participación), quien sin explicarle mucho lo convence para entrar a la corporación. Como rito iniciático, lo hace cometer un acto que resumirá el dilema del personaje en toda la trilogía: “¿Por qué mato bajo las órdenes de gente que no se mancha nunca las manos?”

Luego de descubrir que un periodista británico (Paddy Considine) está investigando los supuestos crímenes que ha cometido Bourne y sus antecedentes, este se da cuenta que el periodista ha dado con la pista de una misteriosa operación BlackBriar: un complot para asesinarlo. Esta vez, la persecución de Bourne está dirigida por uno de los altos mandos de la CIA (David Strathaim), quien recurrirá a la más experimentada Pamela Landy (Joan Allen) para tratar de dar con el ubicuo Jason, aquella atractiva investigadora que se encuentra persiguiéndolo desde la segunda película.

En su huída, Jason nos llevará en un parpadeo de Londres a Madrid, para luego saltar a Marruecos y de ahí a Nueva York. Descubriremos además que miembros de la CIA, en apariencia intachables, serán los infaltables traidores y corruptos, ensuciando el ya muy inestable nombre de la corporación, al tiempo que los “enemigos” de Bourne podrían ser amigos de mucha ayuda para él.

La primera parte de la película, corre el peligro de caer en lo rutinario, no es más que la persecución hecha por la CIA a través de cámaras de circuito cerrado. Aunque a partir de Marruecos, Greengrass nos situará en un emocionante thriller de espionaje (la persecución de autos en Nueva York vale la entrada al cine), cuya falta del toque romántico de los anteriores filmes lo compensa en acción, en una trama narrada con un buen ritmo y sin descanso.
Ver también:

1 comentario:

neferteetee dijo...

lo que me llama la atemcion de la primera pelicula es que la personalidad de jason bourne es radicalmente cambiada, tambien se omite una parte importante del libro, como es la rivalidad con carlos...

pero de todos modos la triologia es realmente buena...

lamentablemente ludlum no podrá escribir la cuarta parte por que se murió 6 años atras...

una pena.

Páginas vistas en total