viernes, 4 de enero de 2008

EN CARTELERA: THE DARJEELING LIMITED * * * *

Al inicio de The Darjeeling Limited (E.U., 2007), la más reciente extravagancia de Wes Anderson, veremos un cortometraje bajo la advertencia de ser necesario antes de que inicie el filme. Dicho corto, titulado Hotel Chevalier, sirve para presentarnos al personaje principal, Jack (Jason Schwartzman), de viaje por París en donde se reencontrará con su ex novia (Natalie Portman, guapa y luciendo cuerpo en un desnudo parcial), así como para irnos introduciendo en el colorido, complejo y cargado universo visual de Anderson. Aquí tenemos de nuevo una familia disfuncional, como aquella de The Royal Tenenbaums (2001), o de The Life Aquatic of Steve Zissou (2004). El corto da para una reseña aparte, pero baste decir que es un relato dirigido con el original y atractivo estilo de Anderson, caracterizado por esos largos travellings exploratorios, y una sencilla historia romántica, bien actuada por Schwartzman y Portman.

Las sorpresas no acabarán aquí. Luego de esta introducción, un personaje que no tendrá nada que ver con la historia principal: un hombre de negocios (Bill Murray, actor fetiche de Anderson), que va por las calles de Nueva Delhi dentro de un pequeño taxi, para tratar de alcanzar el mismo tren en el que nuestros tres protagonistas vivirán una serie de aventuras, tan conmovedoras, como surrealistas. Jack y sus hermanos Peter (Adrian Brody), con intenciones de divorciarse de su esposa y a punto de tener un bebé, y Francis (Owen Wilson, actor fetiche y compañero creativo de Anderson), su guía turístico-espiritual, con la cara golpeada a causa de un accidente, tan lastimado y herido que nos recuerda sin remedio su reciente intento de suicidio.

“Nuestro problema, es que no confiamos el uno en el otro”, les dirá Francis a sus dos hermanos, al inicio del viaje espiritual que organizó para recuperar sus lazos familiares perdidos, en un tren rudimentario pero colorido de la Darjeeling Limited, irradiando una magia propia de alguna mente psicodélica y hippie de los 1960. Ni Jack ni Peter muestran el más mínimo entusiasmo o interés por el viaje, no entienden bien el porqué están dentro del tren, encerrados en un pequeño compartimiento, peleando y discutiendo, tomando una medicina ilegal, ligándose a la atractiva azafata, quejándose, pero es claro que nos encontramos en un “viaje mágico y misterioso” como el de The Beatles en su telefilme homónimo de 1967, destinado a unirlos y acercarlos más, a rescatar la familia que eran antes, por más difícil que pueda parecer.

Sin embargo, las cosas no saldrán como planeaba Francis, y de un momento a otro se encontrarán rumbo al Tibet para encontrar a su madre (Angelica Huston), que se ha convertido al budismo en un retiro que ha durado años, sin aparecerse en el funeral de su esposo.

Podría parecer que estamos ante un cursi y sentimental melodrama familiar, pero si algo ha demostrado Anderson en sus nada convencionales historias familiares, es el estar siempre alejado de todo aquello. The Darjeeling Limited es otro de sus retratos de familias disfuncionales, que tanto gusta diseccionar en sus películas, y en esta ocasión es uno de los más tranquilos que Anderson ha llevado a cabo.

Anderson deja de lado, incluso, el humor irreverente y excéntrico, para ofrecer un sensible y antropológico análisis de la muerte y la vida (esa secuencia, por ejemplo, del niño fallecido en el río y su largo funeral en una pequeña aldea), con ese toque de cine independiente que le ha caracterizado siempre, y su estilo maravilloso en esos clásicos travellings que exploran el tren a todo lo largo de sus vagones, esos ralentis mientras nuestros viajeros tratan de alcanzar el tren, y ese estupendo diseño de arte que obliga a revisar sus películas una y otra vez.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total