jueves, 3 de enero de 2008

DVD: THE DANCER UPSTAIRS * * *

A mediados de los 1980, el actor John Malkovich vivió uno de los apagones provocados por el grupo terrorista “Sendero Luminoso” en Perú, experiencia que lo llevó a colocarse detrás de las cámaras para transmitir el estado de alarma originado por aquel intento de revolución en el país sudamericano en The Dancer Upstairs (España-Estados Unidos, 2002), su primer largometraje como director. Adaptación de Nicolás Shakespeare de su propia novela homónima (hijo del embajador británico en Perú en la época de los sangrientos atentados), The Dancer Upstairs no sólo marca el debut de John Malkovich como director, sino también el primer acercamiento en un relato de ficción hacia Sendero Luminoso, organización terrorista peruana comandada por Ezequiel Ruiz.

El acercamiento de Malkovich hacia el tema es intensa en su primera mitad, que parte del encuentro que Antonio Rejas (Javier Bardem), frustrado abogado que trabaja como inspector de caminos, tiene con Ezequiel Ruiz (Abel Folk), en una carretera desolada. Años después, Rejas, convertido en teniente de la policia federal, inicia la investigación sobre una posible guerrilla, a raíz de los atentados que se han ido suscitando en varios pueblos, teniendo todos en común la referencia –escrita o efusivamente gritada- hacia el líder ideológico de la organización terrorista, con “¡Viva El Presidente Ezequiel!”.

Rejas, el lascivo Sucre (Juan Diego Botto) y Llosa (Elvira Minguez), emprenderán la persecución del jefe Ezequiel, mientras se sumergen en una pesadilla, enmarcada por perros colgados en postes al lado de letreros escritos con sangre, animales-bomba con explosivos atados en sus extremidades, niños suicidas que mueren volándose para asesinar líderes políticos y apagones globales, a tal grado que los acontecimientos toman un sentido de ironía inquietante, como aquella secuencia del niño suicida que entrega una bomba a su padre.

Malkovich se adentra en el plano del thriller político, que corre el peligro de olvidarse cuando el director opta por llevar su historia por otros caminos, como el de involucrar a Rejas en un romance con la maestra de danza de su hija (Laura Morante), que en ningún momento toma forma, y que ocasiona que la historia se torne previsible hasta su desenlace, en una espectacular y algo hollywoodense redada de agentes encapuchados.

The Dancer Upstairs pudo haberse ubicado en cualquier país latinoamericano. Nunca se menciona la ubicación geográfica real de los acontecimientos. El punto de vista de Malkovich respecto a la problemática de las guerrillas en estos países es lograda, bien ambientada (incluso en sus locaciones españolas), con algunos diálogos de Bardem en quechua. Sin embargo, el guión no va más lejos en el tratamiento y profundidad del tema. El tono romántico con el que Malkovich y Shakespeare deciden cerrar el filme, hacen de The Dancer Upstairs, no el excelente docudrama político que pudo haber sido desde el inicio, sino un melodrama familiar pobremente desarrollado, más centrado en la desencantada vida marital de Rejas al lado de su esposa, Sylvina (Alexandra Lencastre), superficial aspirante a escritora, preocupada a toda hora por su apariencia física y por las reuniones con su círculo social de amigas.

Con todo, Malkovich muestra buena mano para montar secuencias intrigantes y la creación de ambientes densos, claustrofóbicos y asfixiantes (el asesinato de unos políticos en una representación teatral en plena oscuridad, el enfrentamiento de Rejas contra los seguidores de Ezequiel, justo en medio de una niña desangrándose), además que Javier Bardem muestra su gran talento y camaleónica capacidad para adecuarse casi a cualquier personaje, son aspectos que hablan de una faceta promisoria para John Malkovich como realizador.
++La edición en DVD incluye ficha artística, ficha técnica, galería de fotos, documental "En el rodaje", trailer de cine, actores y personajes.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total