viernes, 30 de noviembre de 2007

EN CARTELERA: VACANCY * * *

Por lo regular, nunca nos salvamos de algún filme de terror veraniego de fórmula. Vacancy (E.U., 2007) entra en esa categoría de películas que no tienen nada nuevo que ofrecernos, pero la gran habilidad y destreza con la que está realizada, le ayuda a sobresalir por encima de cualquier otro churro que se nos ponga enfrente. La película, dirigida por Nimród Antal (aquel realizador de origen húngaro responsable de Control/2003, cinta de humor negro filmada completamente en los andenes del metro de Hungría), sigue el estilo de las clásicas películas de “terror en la carretera” de los 1970-1980, con una pareja protagónica que no podría tener menos química, Luke Wilson y la bella actriz británica Kate Beckinsale. Sin embargo, esto ayuda en mucho a un filme que se irá poniendo predecible, ya que en realidad los dos encarnan a un matrimonio destruido, en camino a una reunión familiar nada más para hacer acto de presencia y poner sus mejores caras.

No es nada difícil adivinar el camino que irá tomando la historia, cuando veamos que el viaje por carretera de David (Wilson) y Amy (Beckinsale), se interrumpa cuando su coche se descomponga en medio de la noche y tengan que dirigirse al motel más cercano. El encargado (Frank Whaley, cual primo-hermano del Norman Bates de Psycho/Hitchcock/1960) les dará una habitación que no será más que una trampa, en la que quedarán atrapados cuando se den cuenta por unos vídeos que están a merced de unos aficionados a las grabaciones snuff (vídeos con violencia real y explícita).

La tarea de David y Amy será una: escapar de los asesinos, que no se detendrán hasta matarlos. Habrá muchas salidas posibles y seremos testigos, en este juego del gato y el ratón, de las metidas de pata que cometerán David y Amy en su desesperado intento de huir. Los errores -y uno que otro acierto- de ambos, serán el ingrediente principal, que imprimirán verdadera emoción y adrenalina a una trama por demás elemental.

Lo curioso, es que contra todo pronóstico el filme acaba siendo muy entretenido como para pasar un buen rato. Tanto Wilson como Beckinsale tienen un buen desempeño desde el primer minuto. Los dos resultan muy creíbles como la pareja que no puede verse ni en pintura. Habrá que reconocer que, si bien el guión no es nada del otro mundo, el trabajo de Antal como director es sorprendente, al saber conseguir momentos lo bastante intrigantes como para mantenernos fijos en la butaca, todo apoyado en una buena dirección de sus actores.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total