viernes, 30 de noviembre de 2007

DVD: PROMISES * * * *

El mexicano Carlos Bolado, el estadounidense de origen judío B.Z. Goldberg y la sudafricana Justine Shapiro, hicieron posible un proyecto ambicioso, que tiene como tema principal el conflicto árabe-israelí, Promises (Estados Unidos 2001), documental conformado por material recopilado a lo largo de más de 5 años de trabajo, con entrevistas realizadas a varios niños israelíes y palestinos.

Goldberg ha apostado por el punto de vista de este grupo de niños, como testigos de los hechos violentos y conflictos bélico-políticos en la franja de Gaza. Para los tres realizadores, en los niños podría estar la esperanza de una solución a esta batalla campal, que parece no tener fin. La serie de entrevistas, muestran unos niños realmente preocupados por su cultura, sus tradiciones y su futuro. Los problemas que tienen en su entorno, ha creado en ellos una personalidad asombrosamente politizada, con una inteligencia que brilla por encima de su aparente inocencia.

Bolado, Goldberg y Justine Shapiro (ex conductora del programa documental The Lonely Planet), co-dirigen este documental que logra transmitir frescura y espontaneidad, con un magnífico trabajo de edición en manos del propio Bolado. 200 horas de material quedaron bien sintetizadas, en una película que nos lleva por un recorrido exploratorio, buscando testimonios que fueron evolucionando con el paso de los años, conforme los niños protagonistas crecieron. Lo mismo vemos a un niño palestino, aficionado al deporte y con el doloroso recuerdo de haber visto a su amigo morir en medio de un tiroteo en su barrio, como a unos hermanos gemelos, jugadores de voleyball, más parciales respecto al conflicto y deseosos de poder convivir, por primera vez en su vida, con niños palestinos.

Quien realiza las entrevistas y convive con los niños es el mismo Goldberg, el cual se ganó su simpatía y consiguió reunir a los niños de ambos pueblos. Lo impresionante es ver cómo algunos de estos niños serán inflexibles en sus posiciones ideológicas, y se rehúsan siquiera a mirar a la cara a otro niño, sea este palestino o israelí. La ortodoxia con la que son educados varios niños judíos, hace que no cambien su postura negativa frente a los niños palestinos . Por el lado palestino, por ejemplo, vemos la arrogancia e intolerancia de un pequeño niño palestino, que considera a los judíos como los culpables de todos los males y sufrimiento de su pueblo.

Promises ofrece el retrato de un conflicto que va más allá de ser una simple pelea política y territorial. El conflicto árabe-israelí, en voz de estos niños, deja entrever también problemas de intolerancia racial, religiosa y social, vamos, tenemos un conflicto político-cultural-social a fin de cuentas. La escena en que la que un niño palestino se acerca a otro judío, que está siendo entrevistado, para comenzar una "batalla" de eructos, además de su comicidad, puede ser vista como una especie de burla crítica sobre lo absurdo de la guerra que mantienen ambos bandos, con un alto número de víctimas hasta la fecha.

Cinco años más tarde, sorprende ver cómo los chicos entrevistados tiempo atrás, al inicio del documental, junto a su evidente cambio físico, también evidencian uno mental, en sus juicios y forma de pensar, invadidos algunos de ellos por cierto pesimismo sobre la violencia, que seguirá pase lo que pase. Promises queda así como un valioso documento sobre el pensamiento infantil de un siglo XXI incipiente, acerca de la guerra, la paz, la fraternidad y la amistad, demostrando que esta última es la que sobrevive al final.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total