viernes, 16 de noviembre de 2007

DVD: HANNIBAL RISING * *

Hace poco, en mi reseña publicada en este blog sobre Red Dragon (Brett Ratner, 2002), tercera película de la franquicia sobre el Dr. Hannibal Lecter, basada en la serie de novelas escritas por Thomas Harris, mencionaba que la saga de Hannibal el Caníbal ya estaba agotada y sin más que ofrecer. El comentario fue debido al estreno, a principios de este año, de la más reciente entrega, Hannibal Rising (Reino Unido-Rep. Checa-Francia-Italia-E.U., 2007), que es la precuela de la precuela (es decir, Red Dragon), un exhaustivo e inútil intento de seguir buscando explotar una historia que ya dejó de contar algo interesante. ¿Qué puede tener de interesante ver los orígenes del doctor Hannibal, desde su niñez y juventud, en donde somos testigos cómo es que el refinado caníbal se volvió un aficionado a la carne humana? En la película, dirigida por el realizador británico Peter Webber, de cuya filmografía lo único destacable hasta el momento ha sido Girl With the Pearl Earring (2003), lo más contradictorio y menos creíble, es que el joven Hannibal (el actor galo Gaspard Ulliel, nunca convincente) se volvió un caníbal movido por la venganza hacia un grupo de rumanos, colaboradores de los nazis durante la invasión alemana en la Segunda Guerra Mundial, que luego de la derrota del ejército alemán se refugiaron en la caza de los Lecter. A falta de comida y algo que cazar por el clima invernal, estos rumanos enloquecidos por el hambre decidieron comerse a la hermanita de Hannibal.

Así como nunca terminó de convencerme la actuación de Ulliel como el joven Hannibal, nunca me tuvo satisfecho el hecho de verlo tomar venganza de la misma forma en que termino asqueado y atormentado por ese grupo de rumanos primitivos y hambrientos. Debería haber sido algo detestable para Hannibal empezar a comerse un trozo de cada uno de ellos, siguiéndolos por toda Europa hasta llegar a París y localizar ahí al jefe, Grutas (Rhys Ifans). Digo “debería”, pero en el filme de Webber (escrito por el mismo Thomas Harrys) no lo es, y así vemos de manera arbitraria a Hannibal comer mejillas y todo lo que se le ofrezca.

Luego de pasar por un internado, instalado en su misma casa por el ejército ruso, Hannibal escapará y se irá a vivir con la esposa japonesa de su fallecido tío (la actriz china Gong Li), de quien Hannibal aprenderá la disciplina de los samuráis (ella es una gran coleccionista de todo lo relacionado con el tema), a matar y cortar cabezas usando el sable, convirtiéndose en un asesino con sed de venganza, que empezará a ser perseguido por un detective francés (Dominic West).

Respecto al trabajo de Ulliel (el protagonista de Un Largo Domingo de Noviazgo/2004, junto a Audrey Tautou), el actor me pareció todo el tiempo sobreactuado, su trabajo se reduce a ponerse muy, muy malo con gestos y mirada malévolos, respirar como si se estuviera sofocando y dar mordidas, apenas con algunas líneas que decir y con un acento raro, que no se sabe si es francés o rumano.

La dirección de Webber me pareció torpe, su narración dispareja, más preocupado por lo artificioso de su puesta en escena que por la dirección de sus actores y por tratar de hacerlos más profundos y complejos. Si hay algo que salva a la película, es el aceptable trabajo del británico Dominic West como el inspector Popil y de Gong Li, así como el caricaturesco villano logrado por Rhys Ifans.
++ Disponible en España desde el 18 de septiembre, con una edición especial de dos discos, uno con la película y otro con extras como filmografías, ficha técnica, trailer, documental "Diseñando el horror", escenas eliminadas, documental "El origen del mal", entrevistas con el reparto y el productor. En México se estrena el 16 de noviembre.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total