martes, 7 de abril de 2009

LA MÔME * * * *

Podría parecer que La Môme (2007) es una biopic convencional sobre Edith Piaf. Lo es en cierta medida, pero lo que distingue a esta producción francesa dedicada a una de sus cantantes más famosas del siglo pasado (a la que apodaban “el ruiseñor”), es su impecable diseño de producción y ambientación, que abarca varios periodos en la vida de Piaf.

Marion Cotillard encarna a Edith Piaf con sorprendente maestría, un personaje de por sí demandante. La joven actriz sabe reflejar estupendamente los periodos de crisis de la cantante, su adicción por las drogas y el alcoholismo, que comenzó a afectar su vida desde muy temprana edad. Lo original de esta biopic, dirigida por Olivier Dahan, es la forma en la que está contada. Sus tres narraciones corren en paralelo: el tiempo “presente” arranca durante una gira en los E.U. a finales de los 1950, donde empieza a sentirse débil de salud, luego un largo flash-back a su niñez y adolescencia, en la que vivió una pobreza extrema y adoptada temporalmente por una prostituta; y el tercer tiempo es el de Piaf anciana y a punto de morir.

Si bien en algunos momentos me llegué a perder un poco entre los numerosos saltos entre un tiempo y otro, la manera en la que el relato está armado y editado es atractivo. Resulta sugerente la forma en la que, casi a la mitad de la película, Dahan contrapone los primeros años en los que Piaf se inició como cantante en centros nocturnos y cabarets, tímida y sin personalidad en los 1940, con su época de mayor esplendor en los 1950. En esos años, su rígido maestro de canto le enseñó nociones tan básicas de canto, como la dicción y la expresión corporal, hasta convertirla en la estrella internacional que todos conocemos.

Dahan es un especialista en cine de alto presupuesto, y no deja de demostrarlo en ningún intstante. Me gustó su versión del cuento de “Pulgarcito” en “Le Petit Poucet”, y aunque no muy logrado, “Los Rios de Color Púrpura 2” funcionó como entretenido thriller palomero. También es bueno para el melodrama familiar, como en “La Vida Prometida”. Por cierto, en La Môme vemos a su actor fetiche, Pascal Greggory, como el inseparable asistente de Edith Piaf.

La película es algo larga, poco más de 2 horas de duración, pero el verdadero espectáculo que ofrece es el gran trabajo de Cotillard, encarnando en prácticamente todas las etapas de su vida a Edith Piaf. Cotillard es impresionante como la Piaf en su madurez (en especial durante su corta estancia en California), y lo es mucho más como la Piaf anciana, debajo de un maquillaje que la transforma completamente (trabajó que mereció un Oscar el año pasado).

Hay una escena notable, la que más me impresionó en toda la película, un plano secuencia que inicia con Piaf despertando en su cama, con la sorpresa de ver al amor de su vida, un boxeador de cierta fama, regresar a visitarla. Ella recorre toda su casa buscando un regalo, mientras los ahí presentes la miran extrañados. Una dura sorpresa vendrá después para ella. Es verdad que esta biopic de Edith Piaf, quien presumía compartir cumpleaños con Billie Holiday, no enseña nada nuevo. Es la clásica historia de sufrimiento de cantantes y músicos afectados por las drogas y el alcohol, que caen y se levantan gracias a la fuerza de su arte y talento. Pero verla magistralmente actuada por Marion Cotillard, ganadora del Oscar Mejor Actriz el pasado año, ya es otra cosa.

++Disponible en edición básica y edición de colección. Esta última contiene un disco con extras como el trailer, el "Cómo se hizo", escenas eliminadas, documental "Piaf oscuro objeto del deseo", ficha artística, ficha técnica y biofilmografías destacadas.

2 comentarios:

Jordi dijo...

Me encantó aunque salí aturdido del cine despues de verla. Una vida muy atormentada, un cuerpo mu castigado que nos enseña la gran actuación de la protagonista y el maquillaje ambos merecedores de estatuillas.
Marean un poco los flashbacs y la secuncia de la vuelta de su amante boxeador es de una belleza dramatica para recordar.
Al comprar la entrada me regalaron un cd con un par de canciones que escuché abusivamente las semanas posteriores. Por cierto no tenia ni idea de que este er el título originar. Aqui la titularon la vida en rosa.... creo.

Joel Meza dijo...

Ese plano secuencia que describes, Alex, me dejó boquiabierto.

Páginas vistas en total