jueves, 9 de abril de 2009

EL CARTEL...CLÁSICO

El título del filme, simbolizando la fortaleza de su legendario personaje, se convierte en el tema principal del cartel de Ben-Hur (1959).

En esta ocasión, nos pondremos un poco a tono con la semana de Pascua. Nunca puede faltar en estas fechas (o en la víspera de Navidad) por la televisión Ben-Hur (1959), una superproducción de William Wyler. El cartel de este legendario relato, protagonizado por Charlton Heston, siempre me ha gustado por su original trabajo tipográfico, donde el mismo logotipo era el tema principal del cartel. En el título se mezclaban e integraban varias ilustraciones alusivas a escenas de la película.

La fuerza del nombre mítico del príncipe judío Judah Ben-hur, quedaba simbolizado en una enorme tipografía de apariencia rocosa. Diseñado por Joseph Smith, quien gustaba mucho de hacer estos diseños tipográficos como puede verse en el cartel de The Sin of Adam and Eve de 1973, o el de Earthquake de 1974, la tipografía en el cartel de Ben-Hur lucía como una fortaleza. La idea precisamente era darle una idea simbólica de inmortalidad y fuerza, inherentes al personaje.

El cartel de Smith también conseguía transmitirnos la idea de un relato épico de larga duración para la época: 2 horas y 12 minutos. El diseño está basado en una perspectiva forzada, para que las ilustraciones, colocadas a los lados y detrás, pudieran encajar lo mejor posible en las letras. Del lado izquierdo vemos templos romanos y una gran estatua dorada, todo con una forma "montañosa" para sugerir la idea de que la tipografía está esculpida en una montaña. Del lado derecho, vemos tribunas con público, que observan una de las secuencias de acción más famosas en la historia del cine: la carrera de carruajes tirados por caballos, de lo mejor en la película.

Los caballos y carruajes están en la base del logotipo, sobre la superficie que sirve de apoyo visual. Están en perfecta perspectiva, y sirven de contra peso visual, que imprime movimiento y dinamismo al cartel. Los caballos van hacia la izquierda, en dirección contraria a la que se encuentra mirando el logotipo, es decir, hacia la derecha. En este juego de direcciones visuales se encuentra basada la composición del cartel, céntrica es cierto, pero nunca estática.

Lo que más me gusta del cartel, es que para sugerir más el volumen del logotipo, Smith decidió poner la palabra “Hur” más adelantada que “Ben”, ubicada en la parte superior. La palabra "Ben" parece ser un poco más grande, al salir el borde de la “B” inicial. Sobre la palabra “Hur”, vemos todavía más gente observando la carrera de la parte inferior. La lógica de este logotipo se rompe de manera fantástica, debido al guión junto a la palabra “Ben”, intrigante ya que parece ser una columna horizontal flotante, pero también podría estar esculpida en esta “montaña” imaginaria que es en sí el título.

El juego cromático es bueno, con el gris rocoso del título combinando bien con el amarillo ocre de todo el fondo, tonalidad predominante en las ilustraciones. Los créditos son de una legibilidad estupenda, con una tipografía de estilo “romano” acorde al tema del filme. Mientras, el nombre de William Wyler, en color gris y en perspectiva, es el punto medio entre la ilustración superior y los créditos en la parte de abajo. Tiene un lugar ambiguo en la composición. El tagline de arriba promete una experiencia cinematográfica sin igual: “The Entertainment Experience of a Lifetime”. Abajo, vemos también un crédito al autor de la novela y guionista, General Lew Wallace.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total