sábado, 4 de agosto de 2007

CINE ANIMADO: HAPPILY N'EVER AFTER * 1/2

Si algo deja patente el filme animado Érase una Vez... un cuento al Revés (Happily N’Ever After, E.U.-Alemania, 2007), es que ya no es suficiente presumir una buena manufactura visual, sino que es importante un buen guión y personajes interesantes, para que al menos tengamos una película rescatable, visible y entretenida para chicos y grandes.

Dirigida por Paul J. Bolger e Yvette Kaplan, el primero debutando en la dirección y con un buen trayecto en el género, como asistente de animación y diseñador de personajes en películas como “Todos Los Perros van al Cielo”, y la segunda una experimentada directora de series animadas para televisión (Beavis y Butthead de la MTV), Érase una Vez... es una pequeña producción con un sencillo acabado visual, más cercano al de una teleserie animada, que desafortunadamente desperdicia varias buenas ideas argumentales, por insistir en crear una película paródica de los cuentos de hadas al estilo Shreck. Es decir, nada de originalidad de por medio.

Todo se queda a medias en el guión escrito por Douglas Langdale y Robert Moreland: un burdo intento de parodiar el cuento de Cenicienta, sin el ingenio cómico visto en Shreck, con personajes desperdiciados y escasos gags memorables. La historia es casi la que todos conocemos: Ella (voz de Sarah Michelle Gellar) sufre los maltratados de su madrastra, Frieda (voz de Sigourney Weaver), villana escultural y de mucha “pechonalidad”, y de sus dos hermanastras. Ella está enamorada del inútil príncipe del reino de Cuentilandia, el cual ha organizado un baile al que Ella quiere asistir. Su sueño se cumplirá, gracias a la ayuda de su Hada Madrina con Alzheimer.

Los problemas comienzan cuando un par de torpes aprendices de magia, un jabalí y un gato (al menos eso parecen), al servicio de un mago tipo Merlín, pierdan el cetro mágico que controla el equilibrio entre el bien y el mal de los cuentos de hadas, cuando Frieda tome el mando al ver que Ella ha captado la atención del príncipe. Frieda, de paso, hará que el mal triunfe en todos los demás cuentos. Ella y Rick (voz de Freddie Prinze Jr.) lucharán contra los principales villanos de los cuentos (lobos, trolls, brujas, etc), antes de que sea el fin de Cuentilandia.

Suena interesante, pero el caso es que el filme acaba siendo aburrido pasada la primera media hora. El mentado gato y el jabalí jamás logran ser los graciosos personajes que tratan de ser, hay villanos atractivos (ese trío de lobos) pero inmóviles, flojos y sin mucho qué hacer en la historia, así como un montón más de personajes, que se quedan por igual en la banca. El guión es caótico, con buenas ideas pero que no se desarrollan ni explotan debidamente, como ver a los enanos de Blancanieves tener un cuartel secreto, con armas ocultas. Me agradó la idea de ver unas brujas en escobas motorizadas, pero son olvidables.

Si hay un personaje que se roba la película, es la atractiva Frieda, no tanto por sus bien delineados trazos, sino porque es el ser más convincente en la historia, y que parece saber lo que hace hasta el final.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total