viernes, 10 de agosto de 2007

EL HOLLYWOOD DE AYER: THE BENNY GOODMAN STORY * * 1/2

Benny Goodman es considerado uno de los mejores clarinetistas de la historia del jazz, junto a otros maestros, como Sidney Bechet. Admirado por Woody Allen (cuya música ha estado presente en muchos de sus filmes e incluso en su faceta de clarinetista parece emular sus pasos), Benny Goodman vio su vida adaptada al cine en Vida y Música de Benny Goodman (The Benny Goodman Story, Estados Unidos, 1955).

Figura clave en la historia del jazz, Goodman dio al clarinete su lugar en las grandes bandas, como un instrumento con el que era capaz de lograr excelentes improvisaciones, empezando a interpretar música Dixie Land (también conocido como estilo Nueva Orleáns) junto a bandas que, en los años 1920, eran consideradas como marginales por su técnica libre y poco convencional.

Para los amantes del jazz, como su servidor, The Benny Goodman Story es una delicia. En primer lugar, participaron figurones como el saxofonista Stan Getz, el legendario xilofonista Lionel Hampton, el batería Gene Kupra, el trompetista Harry James, la cantante Martha Tilton, el compositor Ziggy Elman y el pianista Teddy Wilson, todos ellos teniendo una destacada participación musical interpretando la música de Benny Goodman, encarnado por el debutante actor Steve Allen (con un gran parecido al músico). Allen fingía perfectamente bien tocar el clarinete, mientras que el mismo Goodman era quien ejecutaba sus propias obras en la banda sonora de la película.

Esta biopic de Benny Goodman, se sumaba a otras dedicadas a músicos de jazz, como la de Gene Kupra (Weis, 1959) o aquella sobre Glenn Miller (Mann, 1954), y el gran punto débil que presentaba era la floja dirección del realizador Valentine Davies, en una sumamente lineal y convencional biografía. La película abría desde la infancia de Goodman en los barrios pobres de Chicago. Gracias al impulso que le dio su padre (Robert Simon) para que tuviera una buena educación junto a sus hermanos mayores, es en sus clases de música donde por azares del destino tiene su primer contacto con el clarinete, hasta convertirse en un prodigio del mismo.

De ahí, un adolescente e inquieto Goodman, atraído por la música popular, tuvo su primer trabajo en un grupo musical dentro de un barco, entrando en contacto con músicos de Nueva Orleáns, quienes le enseñan a tocar Dixie Land tan sólo sintiendo la música, sin leerla. La dirección de Davies no pudo haber sido muy imaginativa que digamos (simplemente se limita a posar la cámara frente a Allen y los demás músicos, dejando que ellos hicieran el resto), pero tampoco se puede decir que el filme aburra. Para los amantes del género musical, hay escenificaciones magníficas de las presentaciones de Goodman en sus históricas giras por los E.U., desde pequeños centros nocturnos manejados por gangsters, hasta su gran salto a la escena neoyorkina, punto geográfico que causaba miedo a Goodman por su público conservador. En Nueva York tiene su gran oportunidad de actuar en el Carnegie Hall, y demostrar que su música también podía ser ejecutada en estos escenarios, inaccesibles a la música popular.

En ese sentido, el conflicto en torno al que gira el guión (escrito por el mismo Davies), será el difícil panorama al que se enfrenta Goodman para poder tocar su propia música –mezcla de Dixie Land y swing-, ante ejecutivos y promotores que le exigían limitarse a música más clásica y valses. Aunque su público fue el que tuvo la última palabra. Un conflicto que el guión extrapola al interés amoroso de Goodman, una bella y refinada chica, Alice Hammond (Donna Reed), aficionada a la música clásica, y que se acabará enamorando del talentoso Goodman, a pesar de los mundos diferentes a los que pertenecen. Goodman (por increíble que parezca), se le resistirá mucho a la guapísima Alice –en alguna escena la dejará abandonada en el aeropuerto para irse de gira-.

Tenemos en Benny Goodman a un buen personaje (muy bien interpretado por Steve Allen), íntegro, centrado en su carrera, en su música, y que logró hacerse escuchar por el público más exigente.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total