viernes, 10 de agosto de 2007

DVD: THE ICE HARVEST * * 1/2

En John Cusack (uno de los actores más desperdiciados del momento), se conjugan una serie de constantes que lo hacen perfecto para el tipo de papel que interpreta en La Cosecha de Hielo (The Ice Harvest, E.U., 2005), un thriller con toques de humor negro, de bajo calibre aunque resultón en muchos aspectos.

Dirigida por el actor, realizador y ex cazafantasma Harold Ramis, John Cusack interpreta a un abogado de mafiosos, que junto a su socio (Billy Bob Thorton), propietario también de un club de strippers, roban a un jefe de la mafia 2 millones de dólares por pura ambición monetaria, y para hacerle pasar un mal rato durante la época navideña, en una fría y nevada Wichita, Kansas.

Tanto Cusack como Billy Bob están como peces en el agua en los papeles que mejor saben hacer, el primero, el bienintencionado tipo con cara de chico bueno e inocente, envuelto en una serie de problemas bastante difíciles de resolver; mientras el segundo está perfecto en su personaje de antisocial y pasado de listo. Un par de talentosos actores que, sin embargo, quedan sin mucho que hacer en una historia dispersa durante su primera hora, que tarda mucho en despegar.

Algo desconcertante es que un filme, que no es más que una puesta al día de una típica historia de film noir, con todo y femme fatale en la forma de la atractiva e irreconocible Connie Nilsen, administradora del club de Vic, rematando además con un desaprovechado Oliver Platt, no tenga los alcances esperados en su argumento, escrito por Richard Russo junto a un guionista del calibre de Robert Benton, quienes adaptan la novela de Scott Philipps.

Lo que sigue, por supuesto, serán los habituales y muy convencionales enredos entre el par de improvisados ladrones, justo cuando se vean perseguidos por el capo al que robaron (Randy Quaid). La destreza que luce Ramis para resolver bien los pequeños destellos de humor negro, así como el gran trabajo fotográfico, al menos hacen de la película una simple curiosidad, que puede verse si uno no se pone demasiado exigente con sus numerosos puntos débiles.


No hay comentarios:

Páginas vistas en total