viernes, 28 de agosto de 2009

EL CARTEL...CLÁSICO

El cartel de Mon Oncle (1958), clásico de la cinematografía francesa, es una estilizada y conmovedora ilustración, que sugiere eficazmente la personalidad silente de Jacques Tati.


Si hay un cartel de una película de Jacques Tati que me guste más, es el de Mon Oncle, una comedia en la que Monsieur Hulot, personaje emblemático de Tati, padecía con los lujos tecnológicos de la vida moderna y acomodada de finales de los 1950. Lo que llama la atención, es que nada de eso está reflejado en el cartel, sino una estilizada y conmovedora ilustración, que transmite eficazmente la relación entre el tío del título y su sobrino.

El cartel recuerda mucho a la portada de algún libro infantil. Su ilustración tiene ese diseño que abundaba en los libros escolares de aquella época. Su idea es, precisamente, la de anunciar una película familiar. Su economía de líneas y su trazado firme, lo hacen un cartel agradable de ver, fácil de leer y, lo principal, atrayente incluso para los niños. Esto último gracias al dominante color rojo del fondo. He podido ver varias muestras de este mismo cartel, en donde este color de fondo llega a verse naranja. Pero hojeando un libro de carteles de cine, pude comprobar que el cartel que presento aquí, tiene el color más cercano al original. Gracias a este color rojo, el cartel se queda en tu memoria sin muchos problemas.

La delicadeza y minimalismo en el trazado de sus figuras principales, se extiende también a su propuesta cromática. Apenas y unos sombras sugeridas dentro de los personajes, toques de verde en los calcetines del tío Hulot y en la maleta del niño, hacen que el conjunto se vea equilibrado al ser colores complementarios. Lo mejor de su concepto, es el simbolismo de unión que denotan las dos figuras. Ambas figuras parecen unidas y formar un solo conjunto, lo que sugiere la relación que tienen en la película. Esa sombra negra que delinea a los personajes, sirve también para enfatizar esa unión familiar. El perro, ubicado del lado derecho, curiosamente, no es color blanco sino negro.

Es un cartel económico también en su tipografía e información escrita. Ese aire infantil se extiende a la tipografía del título, que parece como escrita a mano, que refleja una sensación visualmente accesible al espectador. Es un cartel con un aire “silente”, tal y como lo es Monsieur Hulot. Los créditos quedan abajo, del lado del perro, en color negro, legibles y de un tamaño adecuado, que no roba protagonismo al resto de los elementos.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total