viernes, 29 de mayo de 2009

EL CARTEL...CLÁSICO.

La elegancia del cartel de Bullitt (1968), tenía su fuerza en un pequeño mosaico de imagenes viradas, junto a un delicado diseño tipográfico.

El cartel de Bullitt (1968), una de las mejores películas policiacas en la historia de Hollywood, dirigida por Peter Yates y protagonizada por Steve McQueen, paradójicamente es de un diseño limpio y de una sofisticación tal, que cualquiera pensaría que tiene poco o nada que ver con la personalidad de su personaje principal, el Bullitt del título, interpretado por el mismo McQueen.

La idea se basa en un pequeño mosaico de imágenes, que intenta contarnos un poco quién es Bullitt en unas cuantas fotografías, tratadas con virados de colores encendidos (naranjas, amarillos, etc), que funcionan para imprimir cierta emoción psicológica en el espectador. En este par de aspectos reside la fuerza visual del cartel.

Las líneas negras, gruesas y verticales, que dividen el formato, sirven para transmitir la rigidez y dureza del personaje, un policia rudo que sigue sus propias reglas. La secuencia que siguen las líneas de izquierda a derecha, le dan ritmo al cartel, al ir aproximándose cada vez más una con otra. Las líneas ayudan a que el espectador tenga una lectura del cartel en esa dirección, y siga la secuencia de las fotografías en ese orden, empezando con una magnífica foto de Bullitt en la parte superior, apuntando una pistola, y sigue con la fotografía de la derecha inferior, también de él apuntando su arma. A la izquierda, está la escena clave del homicidio del testigo protegido y no podía faltar una foto romántica, para también señalar esa parte de su personalidad, junto a la fotografía de una escena nocturna en la calle.


Este cartel alternativo (tipo teaser) se apoyaba en una sola fotografía virada, junto a una columna de texto en la que se contaba la sinopsis de la película.

Sobre las fotografías, nada más comentaré la de mayor tamaño, que tiene un tratamiento de color muy pop, que consiste en colorear por capas la fotografía, muy común en trabajos artísticos de los 1960. Esta combinación de tonos entre amarillo y naranja, se extiende también a la tipografía en el tagline "The word 'cop' isn’t written all over him-something more puzzling is”.

Llama la atención de que no existe un diseño cómo tal del título del filme, sino que este forma parte de un bloque de créditos en la parte superior, formado por el nombre de Steve McQueen y luego el título, colocado de manera escalonada. Todo está en un marco blanco, en el cual también están colocados los créditos en color gris en la parte inferior. Este diseño tipográfico, tan inusual en el cartel de un filme de estas características, viene a redondear un trabajo elegante, equilibrado y, al mismo tiempo, variado en su diseño.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total