lunes, 2 de marzo de 2009

ZIVOT JE CUDO * * * 1/2

Una cama volando por los aires con sus dos enamorados ocupantes encima (a manera de fantasía escapista), gente festejando, embriagada y despreocupada, al acalorado ritmo de la música gitana; animales con un protagonismo fuerte en la mayoría de las escenas, un gato acechando a una moribunda paloma y… música, música, música. No cabría duda si apostáramos a que se trata de una película del multifacético realizador bosnio Emir Kusturica.

La Vida es Un Milagro (Zivot Je Cudo, 2004), es quizás ver a un Kusturica estancado y algo repetitivo, sin mucho de nuevo que aportar. No puede negarse que Kusturica sigue con una dirección tan vital como siempre. Es capaz de ver en las situaciones más dramáticas lo humorístico, lo festivo. Continúa juntando en una escena todos esos elementos fellinianos que tanto le gustan: música, mujeres que gustan divertirse hasta morir, hombres conquistadores, militares cómicos, etc. Si hay alguien que mejor sepa imitar a Fellini, es el “hombre orquesta” Kusturica.

La carrera fílmica de Kusturica no es muy prolífica (apenas y filma cada dos o tres años), dándose el lujo también de tener pequeñas participaciones como actor en uno que otro filme. La Vida es Un Milagro, es una suerte de obra suma de Kusturica, una recopilación de elementos ya vistos en muchos de sus anteriores filmes, como Underground (1995), este uno de los mejores que he visto de su filmografía.

Las 2 horas y media de metraje se hacen digeribles gracias a la comicidad de muchas escenas, especialmente por ese burro que está presente siempre obstruyendo la vía de un tren, o lo carismático que termina siendo Velfo (Aleksandar Bercek) con su inquieto caballo. También resulta sumamente agradable y lograda la banda sonora, a cargo de Dejan Sparavalo y la famosa “No Smoking Orchestra”, de la que Kusturica es director y guitarrista principal.

La trama se ambienta en Bosnia Herzegovina, en 1992, época de la invasión serbia. Luka (Slavko Stimac) es músico de la banda del pueblo de Golobuci, y también está a cargo del titánico proyecto de construir una vía de ferrocarril. Jadranka (Vesna Trivalic), esposa de Luka, es la estridente cantante de dicha banda, quien sufre de crisis nerviosas que sólo pueden ser atendidas en el hospital local. El drama de Luka comenzará cuando a su hijo, Milos (Vuk Kostic), jugador profesional de fútbol, lo llamen para ingresar al ejército, ante la inminente invasión de las fuerzas serbias en el país. Para Luka será difícil cuando tenga que decidir intercambiar a Milos, hecho prisionero, por Sabaha (Natasa Solak), una guapa enfermera musulmana.

Entre los “peros” de la película, está el inicio, demasiado largo, con una serie de escenas cómicas donde los animales roban el protagonismo a los personajes. Además, se presentan personajes que tendrán poca o nada de relevancia en la historia, tardando mucho el guión en ir al grano, estancándose hasta que inicia el drama de Luka y su soledad. Quizás el filme termine siendo demasiado largo y su final es algo incoherente, pero es innegable que Kusturica… sigue fascinando.

++ El DVD incluye tráiler, rueda de prensa con Emir Kusturica, ficha artística, ficha técnica, filmografías destacadas, premios y nominaciones.

2 comentarios:

eloy dijo...

Como tú dices La vida es un milagro es Kusturica en estado puro, una especie de conjunción de todo su universo, siendo fiel a un estilo que él ha creado (con sus influencias, pero ¿quien no las tiene?), y por ello precisamente se le critica. Yo personalmente tengo especial predilección por este cineasta y, sí, se repite, pero también grandes y reconocidos cineastas se repiten (Hawks llegó incluso a hacer un autoremake) y se les aplaude por ello. Lo que se ensalza en algunos como un estilo, un universo propio, en otros (Kusturica) se llama repetición y rutina. Cuestión de modas. Hay épocas en que un director está en alza en la "bolsa de los autores del cine mundial", y otros momentos en los que sus acciones cotizan a la baja, y eso es lo que le ocurre ahora a Kusturica.
Para mí La vida es un milagro es una gran película, no está a la altura de Underground evidentemente, pero está al nivel de Gato blanco, gato negro o El tiempo de los gitanos.

Que tengas un buen día, Pantalla 9

Àlex Frias dijo...

De acuerdo contigo Eloy, creo que no ha habido un director que no se haya repetido a sí mismo, al menos una vez en toda su carrera. Y creo que Kusturica con su documental sobre Maradona, "Maradona by Kusturica" ya está empezando a experimentar sobre otros terrenos. Ojala siga así. Saludos y gracias!!

Páginas vistas en total