domingo, 1 de marzo de 2009

THE UPSIDE OF ANGER * * * 1/2

A pesar de no ser mas que un melodrama femenino palomero, resulta interesante la experiencia de ver The Upside of Anger (2005), del realizador y guionista Mike Binder. Binder participa con un papel pequeño, en una película con agradables toques de comedia, que además sorprende con una moraleja sobre cómo la ira afecta a las personas.

El reparto femenino resulta sólido, encabezado por Joan Allen en el papel de Terry, mujer madura que entra en un estado de depresión y alcoholismo, debido a que su esposo la dejó sin carta de por medio. Terry es madre de cuatro chicas guapas, y la película abre con el entierro de alguien que parece ser importante en la vida de todas ellas. La hija más joven, Lavender (Evan Rachel Woods), narra en off la historia de lo que pasó antes.

En medio del ecléctico reparto femenino, estará la desaliñada presencia de Kevin Costner, interpretando a Denny, el mejor amigo del esposo de Terry, en una actuación que le dará al filme escasos toques de machismo, cinismo y comicidad. Denny es un ex jugador de baseball retirado de las grandes ligas, convertido en locutor de un programa deportivo. Es el prototipo del hombre medianero norteamericano: amante de la cerveza y la televisión. Denny sirve de apoyo moral a Terry, mientras va surgiendo entre ellos una atracción (¿alguien apuesta lo contrario?), y fungirá como una figura paterna para las chicas.

Binder presume aquí una buena y pareja dirección de sus actrices. Cada una de las chicas dotará a sus personajes de una particular fuerza y presencia en pantalla, siendo solidarias con su madre ante la soledad y lamentable vicio por el alcohol. Andy (Erika Christensen) desea convertirse en reportera y no pisar la universidad; Emily (la bella Kery Russell) sueña con ser una bailarina de ballet, y Hadley (Alicia Witt, quien pasaría fácilmente como hermana menor de Julianne Moore) terminará de una manera más conservadora, casándose con un amigo de la universidad. Lavender será la chica más inteligente, aunque propensa a caer en los peligros de la adolescencia, como las drogas. A Lavender le corresponderá decir en su narración las premisas sobre las cuales se sostiene la película, vía una especie de documental sobre la ira y el enojo, que se encuentra realizando en su ordenador portátil. Ahí registra el difícil proceso en el que se encuentra su madre.

“La irá te puede detener a medio camino, cambiarte en lo que no eres”, será una de las sabias afirmaciones de Lavender, en una película con pocas pretensiones. Es un melodrama familiar que parece hecho para el mejor horario del canal Hallmark, aunque dignamente levantado por la excelente actuación de Joan Allen. Mientras, Kevin Costner lleva bien su papel, sin mayores complicaciones. La trama ofrece reflexiones interesantes sin ser sesudas, que por fortuna la dejan por encima de cualquier producto televisivo. Ah, y su giro final es de esos que CUIDADO, no se pueden contar.

++ El DVD incluye el "Cómo se creó", escenas eliminadas y documental "Así se hizo: “Más Allá del Odio" (el título en español).

2 comentarios:

Joel Meza dijo...

Esta me gustó mucho y hace poco renté Reign Over Me, esperando cosas buenas de Binder y deseando ver a Adam Sandler en un papel serio de nuevo (en Punch Drunk Love de Anderson me sorprendió gratamente). Creo que no llegué ni a la mitad.

Àlex Frias dijo...

Quieres decir que no te gustó Joel?? Te dormiste o algo así?? A mí me gustó Reign Over Me, no está del todo mal.

Páginas vistas en total