martes, 3 de marzo de 2009

LA SECUENCIA DE CRÉDITOS



Llegó la hora de hablar de una de mis secuencias de créditos predilecta, la de Vértigo (1958), de Alfred Hitchcock, creada por el famoso y prolífico diseñador de secuencias de créditos Saul Bass (1920-1996). Bass trabajó hasta prácticamente el último año de su vida, y colaboró con Hitchcock diseñando las secuencias de otros de sus filmes, como North by Northwest (1958) y Psycho (1960), así como en otras películas populares de aquella época, como West Side Story.

La secuencia tiene una duración de 2 minutos con 40 segundos. Abre con varios acercamientos al rostro de una mujer, obsesión de nuestro personaje principal, Scottie Ferguson (James Stewart), un detective de policia que se retira debido al vértigo que padece, y que ha causado la muerte accidental de un oficial de policia. Mientras escuchamos de fondo el inquietante tema musical de Bernard Herrman, hay tres acercamientos a varias partes del rostro: uno a la boca, donde se sitúa el nombre de “James Stewart”, el siguiente a los ojos, en donde se sitúa el nombre de la actriz principal, “Kim Novak”, y el último al ojo derecho, en donde se sitúa el nombre de “Alfred Hitchcock”. Esta lectura visual tiene una carga erótica, que a lo largo de la película hará evidente Scottie por su objeto de deseo, Madeleine (Novak), la esposa de un buen amigo de aquel. Este amigo le encargará a Scottie que la siga, debido al extraño comportamiento de ella.

El tema visual, no nada más de la secuencia sino del cartel, es una espiral. Además de ser un símbolo místico, que representa la renovación cíclica, es una representación del vértigo de Scottie. Es una figura que estará presente en toda la película también, desde el peinado de Madeleine (el cual mira fijamente Scottie en aquella escena del museo), hasta en los recorridos que hace por toda la ciudad de San Francisco, siguiéndola en auto. Del ojo de la mujer en la secuencia, comenzarán a salir una variedad de espirales. Mientras, la cámara nos introduce en el ojo. Este órgano estará al principio y al final de la secuencia, y es una representación de la obsesión de Scottie, cuando, en el tercer acto, intente reconstruir con exactitud a Madeleine en una chica que conoce, muy parecida a ella. Es la obsesión de verla nuevamente y de reconstruirla, en ese recuerdo que vive en su memoria.


La tipografía de los títulos, es de un contorno grueso, las principales son transparentes por dentro, y recuerdan el estilo tipográfico de una novela. Las espirales van desfilando en movimientos giratorios, pasando por colores como azul, violeta, verde, naranja, etc. Luego de las primeras dos figuras, tienen lugar un par de animaciones: dos figuras geométricas, del tipo de patrones secuenciales (como los mandalas tibetanos), que sugieren varias cosas. La principal, es una pupila que se dilata, una nueva referencia erótica al ojo, con la reacción que tiene ante un estímulo visual, pero también ante el efecto de un mareo o vértigo, a un estado de inconsciencia.

Estos patrones geométricos también hacen referencia a los troncos partidos de un árbol secoya, como los que Madeleine y Scottie observan en la escena del bosque, o a las flores, presentes en buena parte del filme, como las que Madeleine deposita regularmente en la tumba de esa mujer del siglo XIX, de quien cree es su reencarnación.

El desfile de espirales cierra con tres de ellas, la primera y segunda son de color verde y naranja, y se juntan para formar un ojo, insistiendo en el tema simbólico de la mirada, del ojo como órgano no nada más sensual, sino sensorial. La cámara sale del ojo de la mujer, para que nuevamente un crédito a Hitchcock aparezca debajo. La imagen se disuelve en negro, y pasamos a la secuencia de la persecución de un ladrón por Scottie y un policia. En otra ocasión, comentaré la secuencia (en parte de animación) de la pesadilla de Scottie, creada por John Ferrer.

3 comentarios:

Joel Meza dijo...

Arrgh, nomás la he visto una sola vez en mi vida. Ya es hora que la consiga para revisarla de vez en cuando.

Àlex Frias dijo...

De verdad Joel?? Vertigo es de esas pelis de Hitchcock indispensables, de las mejores en su filmografía. Si tienes sistema de cable y cuentas con el canal TCM (o incluso el Cine Canal Classics) puede ser que la pasen de vez en cuando ahí.

Joel Meza dijo...

Desprecio el cable (si la señal de TV no me llega por el aire no entra a mi tele) y las películas por cable (mochadas de los lados, generalmente), pero ya es hora de que me haga del DVD.

Páginas vistas en total