lunes, 16 de febrero de 2009

WAIT UNTIL DARK * * * 1/2

Audrey Hepburn ofreció en Wait until Dark (1967) una de sus mejores actuaciones, en la interpretación de una mujer ciega que tiene que enfrentarse sola con tres delincuentes en su pequeño apartamento. Aparentemente pequeña, la película, dirigida por Terence Young, es un ejercicio escénico notable.

Basada en la obra teatral de Frederick Knott, la historia desarrollaba toda su acción en el modesto apartamento habitado por Susy Hendryx (Audrey Hepburn), mujer ciega y esposa de un fotógrafo, Sam (Efrem Zimbalist Jr.). El inicio recordaba mucho a Hitchcock, cuando Sam, durante uno de sus viajes, recibía accidentalmente una muñeca musical, con un pequeño paquete de droga escondido en su interior.

Tres mafiosos irán tras dicho juguete hasta la casa de los Hendryxs, y todo se tornará un juego perverso llevado a cabo por aquellos, interpretados por el fallecido Richard Crenna (el general de Rambo), Jack Weston y Alan Arkin. El juego consistía en hacerse pasar, uno como el mejor amigo de Sam, otro como un detective de policía y el último -y más peligroso- se hacía pasar por varios personajes. De no ser por la destacada actuación de Hepburn, Alan Arkin se hubiera robado la película con las caracterizaciones que hacía de dos personajes en particular: un padre enojado acusaba a Sam de tener un amorío con su nuera, y luego como el hijo que entraba a disculparse por el comportamiento de su padre.

El ejercicio escénico consistía en la excelente manera de aprovechar cada uno de los espacios del apartamento, el sitio principal en donde se ambienta la historia. Con tan sólo este espacio, Young crea una atractiva cinta de suspenso psicológico, donde supo explotar las sensaciones claustrofóbicas cada vez que los gangsters se escondían dentro, silenciosamente, para que la frágil Susy no los descubriera.

En una escena genial, una niña (Julie Herrod), amiga de Susy, tendrá una participación crucial cuando el apartamento se queda completamente a obscuras. Young aprovecha la ceguera de Susy y nos convierte en invidentes por unos minutos; nos pone en los zapatos de la asustada protagonista. En ese sentido, Young nos involucra totalmente en la ceguera de Susy, y nos hace testigos de pequeños detalles en la vida de una persona invidente, como en esa forma de escribir en braile un número telefónico, en cómo Susy marca un número en el teléfono con tan sólo sentir el disco del aparato, y en general, en los otros sentidos que tiene que desarrollar más, como el oído y el tacto, para poder moverse en su casa.

Además, como mujer ciega Audrey Hepburn no dejaba de verse guapa en toda la película, en la que destaca una suave banda sonora a cargo de Henry Mancini. Es excelente el tema musical de la película que se escucha en los créditos finales, titulado precisamente, “Wait until Dark”, interpretado por Sue Raney.

5 comentarios:

Carlos M. Perez dijo...

Alex, me gusta su manera de escribir. En esta entrada, por ejemplo, aun el lector que no haya visto la pelicula logra hacerse una idea de la misma, lo que resulta en la mejor motivacion para procurar verla.

Àlex Frias dijo...

Gracias Carlos! Precisamente esa es mi intención, y veo con agrado que lo consigo. Ah, y por favor, trátame de "tú" que no estoy tan viejo :-)

Ana A. dijo...

Si se antoja bastante buena la película. Me recordó a otra, que no tengo ni idea de como se llama, pero trata también de unos ladrones que se meten a la casa de la protagonista de la cinta. Lo curioso aquí es que a la mujer la cuelgan en una especie de jaula en medio de la casa...(¿¿??) es en blanco y negro viejísima..¿la recuerdas?.

Ana A. dijo...

Hola, por cierto, ya encontré la película que te decía de la señora "colgada" en medio de la casa. Bueno, para empezar no es una jaula es un elevador.
La película se llama "Lady in a cage" fue filmada en 1964.

Àlex Frias dijo...

Gracias por la recomendación Ana! La veré en la primera oportunidad que tenga.

Páginas vistas en total