viernes, 20 de febrero de 2009

EL CARTEL: THE WRESTLER * * * * 1/2

La resurrección actoral de Mickey Rourke, representada en el cartel de "The Wrestler".

Seguimos con los filmes nominados al Oscar y sus carteles. Corresponde el turno esta semana al cartel de “The Wrestler”, el más reciente filme de Darren Aronofsky, que tiene como protagonista a un “resucitado” Mickey Rourke. En el cartel -no podría ser de otra manera- Mickey Rourke es también el gran protagonista. No he visto la película, pero por lo que he leído y escuchado, todo apunta a que es uno de los mejores papeles que Mickey Rourke ha hecho en mucho tiempo (después de su buena actuación en “Sin City”), uno de los mejores actores de los 1980. Su carrera en cine se vio truncada por problemas con las drogas y por querer iniciar una fallida carrera en el boxeo. Actualmente, las huellas de esa faceta pueden verse en su irreconocible y deformado rostro.

El cartel está diseñado por la agencia Cold Pen (responsable de buenos trabajos como el cartel de “Defiance”, “Night Watch”, “Day Watch”, e incluso el cartel estadounidense de “El Crimen del Padre Amaro”), y justamente toma como tema la resurrección de Mickey Rourke como actor. Esto coincide con la del personaje que interpreta, un luchador maduro al que está costando trabajo aceptar su retiro del ring. Randy “The Ram” Robinson, el luchador en cuestión, intentará reconciliarse con su hija entrando a trabajar a una tienda y, además, de construir una relación sentimental con una bailarina exótica (Marisa Tomei).

Lo que llama la atención del cartel en primera instancia, es su ingeniosa manera de acomodar los quotes y reconocimientos de la película. Aquí han sido colocados justo en la esquina superior derecha, en un ejercicio que podríamos calificar en este medio como “el cartel dentro del cartel”. Es un agradable homenaje a los rudimentarios y muy urbanos carteles que anuncian las peleas de box. Los quotes y premios se han colocado en la forma de uno de estos carteles, en una versión miniaturizada. Es justo aquí en donde se posa la mirada, después de la fotografía de Rourke, y ayuda a acentuar más el aire retro y nostálgico que tiene el cartel.

El juego tipográfico es también muy ingenioso, transformando un quote de la revista “Newsweek” (“Witness the resurrection of Mickey Rourke in Darren Aronofsky’s Deeply Affecting Film”.) Este aspecto fue el que más me gustó del trabajo en conjunto, incluso por encima del trabajo fotográfico. Es una idea original, simpática, y que pudo haber servido como una propuesta alterna para otro cartel.

Ahora, el cartel es, mayormente, un trabajo fotográfico y de retoque, nada que no se haya visto antes, es verdad. Tiene mucho del estilo visual de los anuncios en revistas de la programación de canales deportivos, como ESPN. De hecho, la agencia hizo el cartel de “Ring of Fire: The Emile Griffith Story”, documental televisivo sobre el boxeador homónimo, con un trabajo fotográfico muy parecido. Ambos coinciden en esa posición derrotada, con la cabeza agachada del protagonista.

En el caso de The Wrestler, tiene un peso visual considerable la posición de Mickey Rourke. ¿Está a punto de caer, o se está levantando? Luce golpeado por la vida, con el cabello caído y ocultándole la mitad del rostro obscurecido. El trabajo de retoque, en general, es logrado, dentro de una inmensa obscuridad. Tan sólo tiene la iluminación de unas lámparas, dando la idea simbólica de que todavía hay esperanza para Randy encima del ring. Me pareció también interesante la posición de los brazos y manos, simbólica en el sentido de que denotan la idea de que una parte emocional del personaje (su mano tocando las cuerdas) sigue dentro del ring, mientras otra (la mano que flota lejos de la cuerda) se encuentra fuera, haciendo una vida aparte de este mundo de la lucha libre. Lo destacable es el virado al sepia, que simboliza la vejez a la que entra el personaje, la idea nostálgica del pasado que se niega a desaparecer de la memoria.

El trabajo tipográfico es notable en la parte inferior, en un acomodo céntrico y conseguido de la gran cantidad de información. En un solo bloque, primero tenemos el nombre de “Mickey Rourke”, en la posición principal, de estrella del filme. Luego, un magnífico logotipo, con un diseño tipográfico simple, sin detalles innecesarios en su trazado, de alto impacto. Su interior está formado por la textura de un papel desgastado, para dar la idea, nuevamente, de un cartel viejo de boxeo. La página web de la "Fox Searchlight" (ubicada hasta abajo), de hecho, tiene esa misma característica. Un par de líneas horizontales, arriba y abajo del logotipo, sirven de soporte visual para los nombres del resto de los actores, y el color de estos elementos es un naranja (con textura desgastada) que armoniza eficazmente con las tonalidades sepias del cartel.

La tipografía de los créditos pasa la prueba de fuego. De color naranja (un tipo de naranja diferente al anterior) y tipografía legible, se encuentra perfectamente integrada con la información de arriba. En resumen, un cartel de primer nivel, y esperemos que la película del siempre versátil e impredecible Aronofsky esté a la misma altura.

No habrá regaños en esta ocasión, al menos, para la versión española. La 20th Century Fox en España decidió utilizar el cartel original. Además, debo aplaudir el admirable trabajo de adaptación tipográfica al español. Desafortunadamente, no puedo decir lo mismo para el caso de México. Aunque también utilizarán el cartel original, son candidatos a llevarse el premio a “La Mejor Manera de Arruinar un Cartel”. En México decidieron deshacerse del principal encanto y punto fuerte del cartel, es decir, el mini cartel tipográfico superior, invadiendo de una manera fatal con quotes y premios toda la parte superior. Es una lástima.










Versión española





Versión mexicana.


Como siempre algo se me queda en el tintero. El cartel de Doubt (“El Cartel Más Valiente” para el IMP). Dentro de su propuesta minimalista, en el que los diseñadores optaron por la sencillez de una cruz como elemento principal (un elemento trillado para el tema del filme), destaca la tremenda originalidad con la que lo trabajaron. No están los rostros de los actores, como en la simplona versión que se utilizó en México y España. La parte superior de la cruz es la silueta de la torre de una iglesia. El trabajo tipográfico del logotipo tiene su fuerte en una “D” inicial de estilo gótico (lo antagónico entre lo antiguo y lo moderno). El uso del contraste entre el blanco y negro, indicando enfrentamiento de caracteres, es efectivo, y sólo la ventanita superior de la torre contiene un juego de colores primarios, sarcástico dentro de la propuesta cromática del cartel. Toda la información quedó perfectamente acomodada dentro de la cruz. Un ejemplo de sencillez e inteligencia para reutilizar símbolos cliché.







No podría dejar de comentar también el cartel que ganó el premio a “Mejor Cartel 2008” por parte del IMP. Es un teaser genial, de los primeros que anunciaron el estreno de “The Dark Night”, que mantenía oculto, estratégicamente, el rostro real de The Joker. La propuesta cromática es fría, tomada del traje del enemigo más famoso de Batman. Es un cartel de lo más inquietante, violento, y que hace un manejo del humor negro magistral, en esa frase que The Joker escribe usando su dedo ensangrentado: “Why so Serious?” (¿Por qué tan Serio?). Es el punto visual fuerte del cartel, ya que con el rojo de la sangre se imprime tensión visual y se rompe hábilmente la armonía cromática de la fría paleta azulada-violácea. Casi toda la imagen está desenfocada (menos las manos), no nada más para ocultar la identidad de The Joker, sino para transmitir la idea simbólica de su inestabilidad mental y locura. El logotipo de Batman, simplemente, está a la altura de sus piernas, sin estorbar pero sirviendo de contrapunto para la frase sangrienta. Un premio merecido.

4 comentarios:

Joel Meza dijo...

Alex, definitivamente estamos viviendo de lleno la gruperización total del arte y la cultura popular en México. Qué pobreza de trabajo en el cartel de El Luchador y lo que comentas de Doubt.

Àlex Frias dijo...

Hola Joel! Mmmm, ¿a qué te refieres exactamente con "gruperización"?

Jossy Meza dijo...

Mas bien, el cartel de El Luchador, me da la impresión de que recrea a un ángel caído, donde Rourke representa al ángel y las luces del ring simbolizan sus alas, cortadas quizás, pero presentes.

No concuerdo con la idea del cartel dentro del cartel. En mi opinión lo abarata, pero bueno, es solo una opinión personal.

Coincido en que el cartel de Dark Knight es de lo mejor que ha habido en un buen tiempo. Un caso donde el villano roba el protgonista y se pasa de lado al corazón del imaginario colectivo de los cinéfilos.

Saludos

Àlex Frias dijo...

De hecho, ya el Joker que hizo Jack Nicholson le robó toda la película a Michael Keaton, en el primer Batman de Tim Burton.

Mmmmm, sobre lo del "ángel caído" no sé. No he visto la película, pero por la historia que cuenta no creo que tenga esas connotaciones el personaje de Mickey Rourke. Pero de todas formas es una buena observación Jossy. A mí, como ya has podido leer, me encantó la idea del mini cartel en la parte superior derecha.

Páginas vistas en total