miércoles, 18 de febrero de 2009

HOTEL RWANDA * * * *

“Lo peor de todo no será que seas negro, sino africano”, le dirá fríamente el Coronel Oliver (pequeña pero gran actuación de Nick Nolte) a un optimista e idealista Paul Rusesabagina (excelente Don Cheadle), cuando todas las esperanzas de recibir ayuda de las naciones europeas ante la masacre étnica en Ruanda, a mediados de los 1990, se vean prácticamente evaporadas.

Mucho se ha comparado a Hotel Rwanda (2004) con La Lista de Schindler (1993). Ambas están basadas en hechos reales y sus protagonistas salvaron una gran cantidad de vidas de ser exterminadas por absurdos genocidios y limpiezas étnicas. A diferencia de Oscar Schindler (miembro del partido nazi que salvó a centenares de judíos de ser asesinados durante la Segunda Guerra Mundial), Paul Rusesabagina, hombre hutu, tendrá las cosas más difíciles: quiso proteger y salvar, no nada más a miembros de la minoría étnica tutsi en el hotel que manejaba, sino también a su esposa, Tatiana (Sophie Okonedo), también mujer tutsi, y a sus pequeños hijos de la muerte.

Hotel Rwanda esta envuelta de una atmósfera violenta, que apenas y se verá gráficamente. Sus personajes quedan encerrados en el hotel del título, que servirá de refugio ante la matanza del movimiento hutu “Imterhawa”. Es el segundo largometraje del guionista irlandés Terry George (autor de los guiones de In the Name of the Father y The Boxer), y su fuerza crítica se basa en la indiferencia de las naciones más poderosas para detener la limpieza étnica, iniciada por los hutu contra la tribu minoritaria tutsi. Los colonialistas belgas les habían dejado el poder originalmente a los tutsi, hasta que, por un golpe de estado por parte del movimiento guerrillero hutu, les fue arrebatado.

George deja caer en el talentoso Don Cheadle (nominado al Oscar a Mejor Actor) toda la responsabilidad de llevar el filme a buen puerto. El actor se vale de todos sus recursos histriónicos para construir a Rusesabagina (¡ese impresionante acento africano!), junto a una contenida expresión de emociones.

Con todo y lo convencional que pueda ser la realización de George, que llega a sentirse como un telefilme de presupuesto alto, la película termina destacando por sus notables actuaciones, entre las que cabe destacar también a Sophie Okonedo y una participación especial de Joaquin Phoenix, como un reportero en quien se despierta una conciencia sobre la absurda división étnica, además de que representa la denuncia de los medios por los problemas del continente africano, ese gran pedazo de tierra siempre olvidado.

++ El DVD contiene como extras teaser, tráiler, ficha técnica, ficha artística, cómo se hizo, entrevistas con el reparto, filmografías selectas, acerca de "Amnistía Internacional", galería fotográfica y álbum especial.

2 comentarios:

Ana A. dijo...

Como bien dices la comparación de esta cinta con la Lista de Schindler fue su tema dramático y heróico, pero a diferencia de "La lista" esta me mantuvo con una angustia constante y un miedo terrible. No quiero decir con esto que "La lista" fue mala, pero si creo que el hecho de que la familia del protagonista estuviera en peligro constante le da un plus.

Àlex Frias dijo...

Sentí exactamento lo mismo que tú Ana cuando ví por primera vez la película. La gran actuación de Don Cheadle se basa en eso: en transmitirnos su mismo estado de ansiedad y desesperación.

Páginas vistas en total