lunes, 9 de febrero de 2009

LADIES IN LAVENDER * * * 1/2

En los créditos finales de Ladies in Lavender (2004) se aclara que “cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”. Lo cierto es que su trama parece inspirada en la historia de aquel prodigioso pianista amnésico, que apareció en Inglaterra sin saber nada sobre sus orígenes, ni sobre cómo aprendió a tocar el piano de manera genial.

En realidad, la película está basada en una historia corta escrita por William J. Locke, además de ser el debut en la dirección del prolífico actor británico Charles Dance. Con los pequeños defectos que pueda ostentar, una de las virtudes de la película es juntar a dos de las mejores actrices británicas de cine y teatro: la versátil Judy Dench, interpretando a la encantadora, inmadura y melancólica Úrsula, y la infalible Maggie Smith, encarnando a su hermana Janet. Juntas descubren algo que dará un giro drástico a sus tranquilas vidas, cerca de la costa de Cornwall.

La Dench y la Smith forman una estupenda mancuerna histriónica dentro de sus personajes tan dispares. La refinada Janet, con mucha simpatía en el fondo, debe sobrellevar el hecho de que su hermana se ha enamorado de un chico extranjero, Andrea (el catalán-germano Daniel Brühl), quien aparece una mañana inconsciente en la playa.

Dance es capaz de sostener en su filme un estado lírico y bucólico agradable; romántico y nostálgico. Para empezar, su particular manera de filmar el mar, sin temor a exagerar, parece extraído de un cuadro marino impresionista. Por si fuera poco, dentro del tono melancólico del filme, Dance logra dar al filme una parte cómica con la regordeta actriz Miriam Margolyes, quien cierra el triángulo femenino dentro de la casa. El personaje de Margolyes refuerza aún más las personalidades de las dos hermanas desde una posición neutral, en las decisiones y cuidados respecto al destino de Andrea, un polaco virtuoso del violín.

Si a la mitad el filme la historia se estanca, basta una mirada triste o tímida de Judy Dench, que la Margolyes diga una broma, o que Maggie Smith se imponga como la “madura” hermana que trata de ubicar a la soñadora Ursula, para que la película se levante nuevamente.

Es obvio que Ladies in Lavender es un típico melodrama dirigido mayormente a las audiencias femeninas, pero Dance no edulcora demasiado su película. El final reblandece el corazón del espectador más incrédulo, aunque, desafortunadamente, nos deja con más preguntas que respuestas respecto a Úrsula, el personaje más enigmático, por encima de Andrea.

++ El DVD incluye tráiler, entrevistas e imágenes de rodaje.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total