viernes, 13 de febrero de 2009

EL CARTEL: SLUMDOG MILLIONAIRE * * * *

Una propuesta urbana, colorida y nocturna, para el cartel de Slumdog Millionaire.

Sin duda, el tema de la semana (al menos en este blog) fue la nueva película de Danny Boyle, Slumdog Millionaire. El turno es ahora a su cartel, que sin ser una extraordinaria pieza, es un buen trabajo, que tiene como centro un interesante juego de colores y ambiente obscuro. El juego de colores viene del efecto de luces nocturnas barridas, que ayudan a darle dinamismo a la composición.

Es un cartel de una fuerza visual dinámica, acentuada por el montaje de las fotografías, una de ellas de la actriz Anil Kapoor corriendo, junto al retrato de Dev Patel, mirando en dirección contraria, ambos en el centro de la composición. Las fotografías parecen extraídas de los stills mismos de la película. Los rostros de los actores acentúan más la composición horizontal del cartel, que tiene como base el título de la película y unos gráficos que tienen palabras clave del argumento: Money, Luck, Smarts y Destiny (Dinero, Suerte, Agilidad y Destino), en referencia a los gráficos del concurso televisivo en el que participa el protagonista. Encima se lee el slogan de la película: What does it take to find a lost love? (¿Qué se requiere para encontrar un amor perdido?), también dentro de un gráfico similar. Todo funciona como un eficiente soporte en el que descansan las fotos y las luces.

Nunca he sido partidario de los clásicos quotes promocionales dentro de los carteles, que la mayoría de las veces no hacen más que saturar y alterar considerablemente la lectura y composición visual del cartel. En este caso ha sido cuidado al extremo. Con tan sólo dos quotes en la parte superior, centrados, no se siente que estorben ni que perturben la composición, o que distraigan mucho.

La película tiene elementos de los musicales de Bollywood, y es peculiar que no hayan elegido hacer un cartel que homenajee a estas películas producidas en la India. Dichos carteles tienden a ser algo kitshs y saturados. El de Slumdog Millionaire, es un cartel moderno, que nos habla con anticipación de una película ambientada, principalmente, en la noche, inquietante por la misma atmósfera nocturna que transmite.

El único pero que le pongo es la tipografia de los créditos. Son complicados de leer, debido a que están en un color púrpura que se pierde con el fondo negro. Un color blanco o un tono más claro hubieran salvado la situación. La tipografía del título y del nombre del realizador, por el contrario, es magnífica. Su efecto desgastado en algunas letras (todas en minúscula), relajan mucho la tensa atmósfera del cartel, en especial, por los tonos cálidos con el que está coloreado, en degradado, del rojo al amarillo, así como porque algunas letras están ligeramente desalineadas. Es una tipografía, podría decirse, informal, urbana y callejera, como el protagonista de la película.


Desafortunadamente, este cartel no es el que se ha usado para la promoción de la película en España. Es un cartel mucho más convencional, más tipográfico. Compite y pesa más visualmente el título del filme con la fotografía debajo: una simple imagen de los dos actores principales, felices y abrazándose. A un lado se ven los gráficos televisivos originales y hay confetti cayendo sobre un fondo blanco. Es un cartel que no me agrada del todo, me ha parecido muy saturado tipográficamente, pero funciona si uno no es tan exigente, y gracias a su combinación cromática es agradable a la vista.






El peor que he visto es el de México. Está saturado de quotes, y el desafortunado y largo título ocupa buena parte de la composición. Para saturar más todo, se puso encima, en tipografía más pequeña, el título original del filme (por si no te gusta uno, tienes el otro). En resumen, el cartel no es más que un montón de fotos de la película alineadas en las orillas. Abajo se ve una imagen de lo más cliché del Tajh Majal, y para colmo, parece que nos quisieron recitar el currículum de Danny Boyle debajo de su nombre.





Para finalizar, quisiera comentar, de manera breve, un par de carteles que se me han quedado en el tintero desde hace tiempo:

Frost/Nixon: Un cartel de aire retro, estilo 1970, gracias a ser, mayormente, una fotografía con los dos protagonistas, el presidente Nixon y el periodista David Frost. Es un trabajo al estilo de una portada periodística de las revistas "Time" o "Newsweek". El montaje está bien realizado, en un contraste de miradas magnífico: Nixon con la mirada perdida, obscuro, mientras Frost lo mira fijamente. Me encantó el trabajo tipográfico, fino y que permite respirar al resto del cartel, rematado en medio con una diagonal roja, que simboliza una evidente división y enfrentamiento entre los dos protagonistas. Un cartel notable.













The Curious Case of Benjamin Button: ¿Cuánto tiempo nos van a seguir restregando en la cara el atractivo de Brad Pitt? Quién sabe, tal vez para siempre, no nada más en portadas de revistas, sino ahora en carteles de sus filmes (por favor, que nadie me diga envidioso). Pero bueno, para juzgarlo en su justa medida, es un retrato bueno aunque nada extraordinario. He visto mejores retratos de Brad Pitt de este tipo en otros lados y mejor ejecutados técnicamente. Como sea, el retrato trata de hacer referencia simbólica a la frescura y juventud hacia la que va avanzando el personaje de la película. Por otro lado, el trabajo tipográfico es interesante y original, si no es que fascinante: todo se lee al revés, en otra referencia simbólica a cómo el personaje nace anciano y muere siendo un bebé. De nuevo, un fino trabajo de tipografía, para el cual se necesita ser valiente a la hora de tener que utilizarlo en la promoción de una película. Yo sí me arriesgaría.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total