lunes, 18 de agosto de 2008

LILO & STITCH * * * 1/2

¿Qué hubiera pasado si Steven Spielberg jamás hubiera creado E.T.? Lo más probable es que jamás hubieran existido historias como la de Lilo & Stitch (2002), sobre el encuentro entre una triste y solitaria niña y un feo extraterrestre, a quien bautiza con el nombre de Stitch. Es el sueño de todo niño y niña: conocer a un ser del espacio y tener la más grande experiencia de sus vidas. Sobre esta idea argumental de E.T. ha habido decenas de filmes.

Los realizadores Chris Sanders y Dean DeBlois decidieron cambiar un poco las cosas. Durante casi todo el tiempo, la pequeña Lilo (voz de Daveigh Chase), pensará que esta criatura caída del espacio (luce como una cruza entre koala y murciélago) es un perro. Ambos saldrán beneficiados de este encuentro: la solitaria y huérfana Lilo, ferviente aficionada de Elvis, encontrará un amigo en Stitch, en tanto el extraterrestre, en realidad una “letal” y “destructiva” arma creada por un científico extraterrestre con cara de Volkswagen, conocerá y se conmoverá con conceptos terrícolas como el amor familiar.

Este largometraje fue de los últimos que la casa Disney produjo con animación tradicional en 2D, un encantador relato ambientado en Hawai, donde sus escenarios en acuarela casi pueden tocarse. La mezcla que intenta hacer entre comedia, melodrama familiar y ciencia ficción tal vez luzca un poco forzada, pero el resultado es bastante disfrutable, gracias a la entrañable relación que logran formar el voraz Stitch y Lilo, una niña rechazada por los demás niños al ser diferente, de extrañas costumbres, además de darle muchos dolores de cabeza a su estresada hermana mayor (Tia Carrere), al intentar que todo en su vida sea casi perfecto para que las autoridades sociales no le quiten a Lilo.

¿Qué ve la niña en el horrendo extraterrestre al que toma cariño desde el principio? Sólo ella lo sabe, pero el caso es que nacieron para conocerse y comprenderse el uno al otro. Es un claro guiño al Frankenstein, de Mary Shelley.

El intento de los realizadores fue hacer una película animada con sabor retro. A veces parece que estamos en los 1950, en la época del rock’n roll. La banda sonora tiene muchas canciones de Elvis. Se notan homenajes a las películas serie B de extraterrestres y me parece que eso es, en esencia, Lilo & Stitch: una película animada serie B hecha para niños, donde sucede que no hay destrucción de grandes urbes por extraterrestres, sino un buen mensaje de unión familiar, y que cuando se trata de amistad... no existen fronteras.

2 comentarios:

Joel Meza dijo...

Ah, a mí me gustó mucho Lilo y Stitch: disfruté el remake de E.T., agradecí las canciones de Elvis y los dibujos tradicionales. Otra cosa que me hizo reir fue el recurrir a breves parodias de otras películas (recuerdo en este momento la de Jaws, con la aleta del avión). He visto en blockbuster una segunda parte que se fue directo al video, pero no la he rentado. ¿Sabes si es buena, Alex?

Àlex Frias dijo...

No lo sé Joel, pero estoy enterado no nada más de que existe una, sino dos secuelas, además de que hubo una teleserie. La segunda parte creo que la han pasado por Disney Channel, y la tercera jamás la he visto, pero parece que Stitch conoce una nueva amiga, o algo así. En fín, a ver si un día de estos las puedo ver.

Es cierto, esta llena de parodias, a mí me gustó cuando usando los juguetes de Lilo en su habitación, Stitch simula ser un monstruo gigante destruyéndolo todo. Luce muy gracioso.

Páginas vistas en total