martes, 19 de agosto de 2008

MAN ON THE MOON * * * *

Después de ver Man on the Moon (1999), filme de Milos Forman sobre el provocador comediante Andy Kaufman, que siempre se caracterizó por las bromas pesadas que gustaba hacer al espectador manejando hábilmente los medios y que era, por añadidura, algo obsesivo-compulsivo, uno se pregunta si tiene sentido dedicar 120 minutos de metraje a un personaje de tales características. Tratándose de Milos Forman, al menos para mí, sí lo tiene.

Forman se atrevió a ofrecer en Amadeus (1983) un Mozart borracho, con una risa escandalosa, pero ante todo un ser humano que sufría a consecuencia del genio musical con el que nació. El Andy Kaufman de Forman es algo muy similar al Mozart de la multinominada al Oscar “Amadeus”: un ser incomprendido hasta por su propio padre, desde que ensayaba sus rutinas cómicas en su habitación, debido al estilo trasgresor que quiso imponerle a su público. Kaufman buscaba reacciones bruscas y sorpresas cuando menos se lo espera el público, por ejemplo, con peleas simuladas a mitad de la grabación de un programa.

La interpretación de Jim Carrey reparte dosis de excesos, ironías y sarcasmos por igual, en uno de los mejores papeles de su carrera, con el que aguanta incluso hacia el final un poco de registro trágico, cuando la vida de Kaufman acabó repentinamente por un cáncer de pulmón. El filme abre de manera irreverente, con Kaufman, en un close-up en blanco y negro, dirigiéndose al espectador advirtiéndole que es el final de la película, mientras aparecen los créditos de abajo hacia arriba y con los que juega, como lo hizo en ese especial de televisión de la ABC, televisora para la que trabajó durante cierto tiempo, hasta que los ejecutivos se hartaron de él y lo echaron.

El público espectador, que observa siempre de lejos en un teatro o auditorio, es como siempre uno de los objetos de estudio que interesa a Forman. Como sucedía en Amadeus, es un aspecto destacable gracias al estilo tan natural con el que registra cada una de los rostros, reacciones y gestos de ese público que observa a Kaufman, para él unos conejillos de indias. Kaufman era extrañamente innovador desde sus primeras presentaciones en clubs nocturnos, hasta su salto a la televisión en la serie Taxi.

El logrado realismo, en un tono de falso documental, nos ubica bien en los 1970, principios de los 1980. Hacen cameos muchos de los actores originales de la televisión de aquellos años, como Christopher Lloyd, uno de los actores de Taxi, o David Letterman con su talk show. A Danny de Vitto, protagonista original de Taxi, se le dio otro personaje, el de George Shapiro, el muy tolerante manager de Kaufman durante toda su carrera.

Este destacable trabajo de Milos Forman se queda a un paso de ser la gran película que prometía. Fuera de su magnífica ambientación y de la magistral actuación de Jim Carrey, uno tiene la sensación de haber visto una imagen de Kaufman pasada por un bondadoso filtro. Kaufman termina cayéndonos muy bien. Se siente mucha lástima por él al tener un público tan mal agradecido ante su genio para la comedia. Eso lo reafirma Milos en ese travelling final, a manera de homenaje a la stand-up comedy, donde quiere colocar a Kaufman casi a la altura de Stanley y Oliver o Charles Chaplin. Sinceramente, no creo que sea para tanto.

++Pocos extras en el DVD de este buen filme, tan sólo filmografías, trailer de cine, escenas eliminadas, vídeos musicales y entrevistas.

5 comentarios:

Joel Meza dijo...

Supongo que el realismo de las recreaciones se logra gracias a que mucho de su trabajo está documentado en los programas en los que trabajó. Recuerdo en particular el asunto de Saturday Night Live, a principios de los 80s, cuando Lorne Michaels sometía a votación del público el que Kaufman continuara en el programa o no (después, en los 90s, lo repetiría con Norm McDonald, alegando lo mismo: "a mí no me parece gracioso, pero el público decide"). Por cierto, la primera vez que ví el sketch de Mighty Mouse en la tele, me dio mucha risa pero realmente no sabía si era de verdad un sketch o no (los 80s fue una década de muchos puntos bajos para SNL).
Pienso igual, Alex: Milos Forman no hizo una gran película, pero no puede uno dejar de verla una vez que empieza. Y sobre el trabajo de Carrey, creo que aquí demuestra lo buen actor que es, despojándose de todo por lo que el público lo identifica, para ponerse bajo la piel de Kaufman. Supongo que alguna vez también podremos ver una biografía de Carrey, como ese actor confundido por el público con un comediante.

Àlex Frias dijo...

Soy un fan de Saturday Night Live, pero lo empecé a ver en los 1990. De los 1980 conozco muy poco, pero sé que existen todas las temporadas editadas en DVD. Será complicado, pero a ver si puedo conseguir, al menos, donde participa Kaufman. De todas formas, creo que los 1980 fue la gran época de SNL no crees Joel? De ahí salieron los grandes comediantes del cine en esa época: Chevy Chase, Tom Hanks (fue buen comediante, lástima), Martin Short, Steve Martin,...

De los mejores trabajos de Jim Carrey, lástima que no se explote más esta vena dramática que tiene. Me gustó la peli de Forman, creo que es uno de sus mejores trabajos, junto a Larry Flint y Cucko's Nest. Creo que si hay una no tan buena, esa es la reciente Goya's Ghost.

Joel Meza dijo...

Alex, los 80s de SNL sí tuvieron muchos puntos altos, pero también muchos bajos, tengo entendido de cuando Lorne Michaels dejó el programa por un tiempo (Chevy Chase, por cierto, es del grupo original, sólo en la temporada de 1975... difícil de creer, con todo el legado que dejó). Yo lo empecé a ver, de vez en cuando, en 1982 y ya de manera regular desde 1985 hasta hace algunos años; ahora lo pezco de vez en cuando. Las mejores épocas que me han tocado, creo que son las de fines de los 80s y principios de los 90s, con el grupo del que en su momento formaron parte Dana Carvey, Mike Myers y Phil Hartman, luego un punto bajo, para resurgir con el grupo lidereado por Will Ferrell y Cheri O'Teri. Sí, Steve Martin y Tom Hanks (¿no te gusta su trabajo en cine???) parecieran ser parte integral del grupo, aunque en realidad eran invitados constantes. De principios de los 80s, lo que más me gusta es, sobre todo, Eddie Murphy y Billy Crystal. Por supuesto, mis favoritos de todos los tiempos: Dan Aykroyd y Bill Murray.
Uf, se convirtió en una disertación sobre SNL... con tu permiso, Alex.

Ad Ayin dijo...

Voy a decir mi barbaridad del día: no me gusta el cine de Milos Forman. No me gusta Amadeus (bueno, fueron dos)

Esta no la vi por prejuicioso, pero de tanto que he escuchado de esta cinta (ultimamente sobre todo), debo hacer de lado los malos pensamiento hacia Forman y verla con más sinceridad.

De los años recientes en SNL, el propio Jimmy Fallon y la maravillosa Tina Fey. ¿De veras eres muy fan de Chevy Chase? Nunca me entretuvo mucho, pero debo reconocer que dos películas de él me fascinan.

No me acuerdo de sus nombres pero una era la del Hombre Invisible con Darryl Hannah... y la otra, supongo que es un churro, pero salía con Demi Moore y Dan Akroyd. Divertidisima, jeje

Àlex Frias dijo...

Hola Ad. En efecto, esa peli que mencionas de Chase con Demi Moore y Dan Akroyd es un churrazo, yo la he visto un par de veces y nunca me convenció. Donde hace de hombre invisible junto a Darryl Hannah sí me gustó, no está mal. Pero en especial de Chevy Chase siempre me han gustado su serie de películas sobre "las Vacaciones familiares", todas ellas. Creo que la menos lograda es cuando se va a las Vegas con su familia. De las últimas buenas de él, fue la navideña, genial!

Sí me gusta el trabajo de Hanks en cine Joel, lo que quería decir era que para mí él siempre fue mejor actor cómico que dramático, ya en los lejanos 1980. Es su mejor faceta para mí, la cómica. Pero también lo hace bien en el drama, claro.

Páginas vistas en total