viernes, 15 de agosto de 2008

THE DARK KNIGHT * * * *


Quien se anime a ver The Dark Night (2008), una de las secuelas más esperadas del año, no quedará sumergido nada más en el gótico mundo de Batman, superhéroe creado por Bob Kane, el más famoso de la DC Cómics, sino en el universo de Christopher Nolan, realizador que llevó a cabo de manera prodigiosa la misma labor que Tim Burton hace casi 20 años: devolver su dignidad al “Hombre Murciélago”, luego de que la primera franquicia se viniera abajo a manos de Joel Schumacher.

De manera irremediable, uno queda atrapado en el universo de Christopher Nolan, quien desde Following y Memento demostró que no era un realizador fácil. El británico disfruta con narrativas complicadas, de saltos bruscos en el relato, de escenas con peligro de caer en lo confuso o incluir detalles pequeños pero decisivos. Si uno como espectador se distrae unos segundos, puede perderse o dejar de entender la historia.

A diferencia de la primera película, Batman Begins (2005), en esta ocasión hay más personajes, más violencia, más subtramas y, claro, más obscuridad. Porque claro, Batman (Christian Bale) viene corregido y aumentado, tanto en su más sofisticado traje-armadura y en su amplia variedad de gadgets, como en sus nuevos dilemas. Hay uno que otro Batman “pirata” queriendo hacerse pasar por su “ayudante” en su lucha contra el crimen y, como sucede en todas las segundas partes en esta clase de historias, nuestro héroe se plantea la posibilidad de dejar de ser Batman, guardar el traje y olvidarse de esa doble vida.

The Dark Night, al menos para mí, es superior a Batman Begins. Tenemos ahora un mejor villano, a diferencia del “Espantapájaros” encarnado por Cillian Murphy (aquí tiene un pequeño cameo), y me refiero al famoso Joker. No podemos pensar en Batman sin que nos venga a la mente The Joker. Hay mucho morbo involucrado, nostalgia y admiración, desde el momento en que aparece el recientemente fallecido Heath Ledger. Esas emociones pesan mucho, pero lo cierto es que su interpretación supera todo eso. Su Joker hace ver al de Jack Nicholson en el primer Batman (1989), de Tim Burton, como su abuelo. Era gracioso, muy carismático y, claro, muy malo también. Pero el Joker de Ledger es todo eso y mucho más, un verdadero psicópata en toda la extensión de la palabra.

The Joker luce como un primo lejano de El Cuervo, encarnado por Brandon Lee (también fallecido en circunstancias misteriosas), en ese maquillaje descuidado y mal puesto. Sin embargo, creo que el trabajo de Ledger debe mucho más al trabajo de Jack Nicholson o, incluso, al de César Romero en la teleserie de los 1960, en sus inquietantes risotadas y en esa “sonrisa”, esta vez producto de un par de cortadas en las mejillas, al estilo de las que había en el rostro de Elizabeth Short en “The Black Dahlia”.

La película es un notable neo noir, es decir, una modernización de los clásicos film noir. Esta aventura nocturna de adentrarnos por Ciudad Gótica es vertiginosa y emocionante, con escenas de acción al estilo de Mission Imposible. Batman desafía más a la gravedad, volando o saltando entre rascacielos.
Si hay algo que sorprenda, es que Batman, con todo y su voz cavernosa-aguardientosa, es en este filme un ser lleno de dudas, inseguridades y vulnerable. En una escena clave, sabe que no puede matar a su payaso archirival. The Joker es quien siempre tiene la sartén por el mango. Es tan cerebral como violento; frío y calculador, llevando a cuestas (como el mismo Batman) un pasado obscuro. Para colmo (¡maldito sea!) no pierde nunca el sentido del humor. Vamos, es la estrella de la película, por quien estamos sentados en el cine.

The Dark Night es una película con algo de horror, donde nada más hay que ver cómo cierto personaje se convierte en cierto famoso villano, para constatar que el trabajo de Nolan está lejos de cualquier niñería palomera. Estamos en medio de un violento thriller en el que, por casualidad, nos encontramos a un héroe perdido, confundido, entre los rascacielos de una gran urbe que ya no puede proteger, o quizás ya no quiere hacerlo.

Dos últimas cosas: Maggie Gyllenhal, como el nuevo interés romántico de Bruce Wayne, no será tan atractiva como Katie Holmes, pero es mucho mejor actriz que esta. Además, es una lástima que la participación de Michael Caine se haya reducido en tiempo, a comparación del anterior filme. ¡Y con lo mucho que me agrada Alfred!

4 comentarios:

Joel Meza dijo...

Alex, eres el primer crítico que leo que menciona lo que Ledger debe a Nicholson en la creación de su personaje. La mayoría se va por otras referencias, que también reconozco, pero mientras veía al Joker de Ledger/Nolan, pensaba en lo parecido que resulta, maquillaje y tics aparte, al que hicieron Nicholson/Burton.
¿Será que para la mayoría lo más obvio resulta demasiado sencillo? Me puedo imaginar que si Ledger viviera, en más de una entrevista diría que parte de su inspiración fue ese Guasón de 1989.

Ad Ayin dijo...

Con mucho horror, diria... Me gusta mucho el cine de Nolan, pero creo que mi favorita es The Prestige... igual ya estoy chafeando, jeje

Àlex Frias dijo...

Pues fue lo primero que me vino a la mente Joel, al ver a Ledger en pantalla, es decir, Jack Nicholson. Creo que sentó cátedra en cuanto a cómo debe de ser The Joker en cine. Gestos, risas, humor, etc, más la psicopatía que Ledger le agrega. Me parece haber leído que Nicholson sí llegó a conversar con Ledger respecto al personaje, y según dice el primero, hasta le aconsejó que no tomará el papel por lo difícil y traumático que sería. Bueno, igual y también estaba resentido porque no lo llamaron para volverlo a interpretar, jaja. Lo confesó días después de la muerte de Ledger, que le había advertido no hacerlo.

A mí también me gustó The Prestige, Ad, y creo que es uno de sus mejores filmes, junto con Memento y Following, esta última es genial. La edición en DVD te incluye, tanto la versión original con narración fragmentada, y como extra, la versión con narración lineal.

Saludos!

Joel Meza dijo...

De acuerdo, Alex y Sergio, The Prestige, junto con Memento y Dark Knight, me parecen lo mejor de la corta filmografía de Nolan (sigo pendiente con The Following). De Batman Begins me gusta el concepto, pero no la realización.

Páginas vistas en total