viernes, 18 de abril de 2008

DVD: MELINDA AND MELINDA * * * 1/2

Mucho detractores de Woody Allen dirán que ya no tiene nada que decir ni ofrecer cinematográficamente, pero con toda seguridad los fanáticos (como su servidor) siempre encontrarán algo nuevo en sus filmes, por pequeño que sea. Y es que Woody ha sido fiel a los mismos temas siempre (el retrato de las clases altas, la muerte, las relaciones tormentosas, las neurosis, el amor,...), pero ha sabido contarlos de manera diferente en cada película.

Además, Woody ha sabido introducir en sus filmes un acertado reparto. Y si hay un actor que siempre termine destacando, es aquel que interprete el “papel” de Woody Allen. En Melinda and Melinda (Estados Unidos, 2004) le ha tocado al comediante Will Ferrell y, contrario a lo que pueda pensarse, lo hace estupendamente.

A primera vista, Melinda and Melinda parece un filme pequeño y sencillo de Allen. Su inicio es sumamente atractivo: un grupo de amigos conversan acaloradamente sobre la filosofía de la vida, sus aspectos trágicos, cómicos y cómo la actitud que se tenga es lo que terminará matizando la existencia propia. A Sy (pequeñísima pero buena actuación de Wallace Shawn) se le ocurrirá contar la historia ficticia de la Melinda del título (magnífica doble actuación de Radha Mitchell), que de improviso llega a interrumpir la cena de unos amigos, desequilibrándolo todo por una fuerte crisis emocional. Luego, Sy tendrá la idea de contar la misma historia, pero de manera cómica.

Partiendo de esta premisa, Woody construirá un interesante ejercicio narrativo y dramático, en el que lo mismo caben sus obligadas referencias bergmanianas en la versión dramática de la historia de Melinda, depresiva y autodestructiva mujer, que pide a su amiga (Chloë Sevigny) pasar un tiempo en su casa, mientras encuentra un nuevo lugar donde vivir.

Conforme Allen nos vaya involucrando en el drama tanto de la Melinda emocionalmente inestable, como de la Melinda tranquila, sensible y apasionada de la versión cómica, su película parecerá una mezcla de Broadway Danny Rose (1984) y otro de sus grandes filmes, Crimes and Misdemeanors (1989). La historia narrada por terceros llega a sentirse más real que imaginaria, dos tramas relacionadas de alguna forma entre sí.

En ese sentido, Melinda and Melinda tiene un toque más experimental en su guión, en el que Woody juega a diestra y siniestra con sus personajes, todos -o casi todos- afectados por cierto fatalismo. Los problemas y dilemas de los personajes de la versión dramática, estarán presentes en la cómica, pero desarrollados de distinta forma. En una historia, Laurel (Sevigny), maestra de música, sufre las infidelidades de su pareja, pero en la otra, será el hombre, Hobie (Ferrell, en una excelente imitación de las inflexiones de voz, gestos y modismos de Allen), actor desempleado, el que padezca la falta de interés de su pareja, Susan (Amanda Peet), aspirante a ser directora de cine.

Por el lado formal, destaca el magnífico diseño de producción de Santo Loquasto, con su particular e inconfundible sello en los filmes de Allen. El fotógrafo Vilmos Zsigmond, logra darle al filme el obligado tono cálido de las películas de Allen.

Finalmente, llega a sentirse un poco disparejo el resultado. La historia dramática de Melinda está mejor actuada, escrita y dirigida, mientras que la cómica, a pesar de estar bien actuada, resulta más convencional y previsible. Pero el experimento de Woody es bien recibido, un intento por darle un giro innovador a su filmografía de los últimos diez años.

++ La edición en DVD no contiene extras a destacar.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total