martes, 15 de abril de 2008

DVD: CIDADE DE DEUS * * * * *


El realismo extremo en Ciudad de Dios (Cidade de Deus, Brasil, 2002), filme del director Fernando Meirelles (Sao Paulo, 1955), es una de sus características formales. La película describe la situación crítica de las favelas en Sao Paulo, caracterizadas como sitios sin ley y por la justicia por propia mano.

Productor de vídeos experimentales junto a sus amigos, Meirelles fundó la productora "Olhar Electrónico" y ha sido reconocido, más que nada, como director de anuncios comerciales. En la década pasada dirigió dos cortometrajes, E no Meio Passa um Trem (1998), codirigido junto a Nando Olival y Palace II (2001), cortometraje realizado en mancuerna con Kátia Lund. También dirigió dos largometrajes, junto a sus asociados en 02 Filmes, su compañía productora de reciente fundación: junto a Fabrizia Pinto, O Menino Maluquinho II (1996) y junto a Olival codirigió Domesticas o Filme (2001), un retrato en tono de comedia sobre seis trabajadoras domésticas y sus confesiones acerca de lo absurdo de su vida rutinaria. Y ahora Ciudad de Dios.

Meirelles, perteneciente a la misma generación de su compatriota Walter Salles Jr, director de la conmovedora Estación Central (1998), toma en sus manos un ambicioso proyecto. Tan sólo para seleccionar al elenco se tomó un año, buscando a sus jóvenes actores en las comunidades originales, con la finalidad de captar lo más fielmente posible el slang propio de la zona, las maneras de moverse y todo ese lenguaje no verbal.

La historia contada en Ciudad de Dios, nuevamente haciendo mancuerna junto a Kátia Lund (realizadora y escritora del documental Noticias de uma Guerra Particular), está basada en hechos reales, narrados originalmente en el libro homónimo de Paulo Lins. Los juveniles y adrenalínicos personajes llenan cada escena de una vitalidad salvaje, sedienta de poder y venganza, narrado con un ritmo que no decae un solo momento. La brillante secuencia inicial, abre una serie de acontecimientos dignos de The Godfather (Francis F. Coppola, 1972), Scarface (Brian De Palma 1983), alguno de los mejores trabajos de Tarantino (Reservoir Dogs/1992) o Natural Born Killers (Oliver Stone, 1994).

Una gallina escapa de una muerte segura, durante un banquete que ofrece a sus pequeños protegidos el sanguinario Ze Pequeno (Leandro Firmino da Hora), a manera de un sacrificio mágico-religioso, para iniciar a los niños en el mundo del crimen, a cuya corta edad presumen con orgullo el haberse manchado las manos de sangre. Buscape (Alexandre Rodrigues), joven fotoperiodista, nos narra su historia desde su niñez a finales de los 1960, en el nuevo conjunto habitacional “Ciudad de Dios”. Buscape será testigo de los delitos cometidos por sus hermanos mayores, a quienes la suerte no les sonreirá por mucho tiempo.

Resumiendo, los niños toman el lugar que los mayores van dejando en el sendero del crimen. Los compañeros de juegos de Buscape, el impetuoso y violento Dadinho (Douglas Silva) y Bene (Phelipe Haagensen), su mejor amigo, con el tiempo se convertirán en los gangsters de la zona, que pelearán contra la banda de Zanahoria (Matheus Nachtergaele, de Estación Central) para convertirse en los zares de la droga y las armas en Ciudad de Dios. A la par, un grupo de niños consumidores de mariguana, irán tratando de ocupar el lugar de los líderes, en una serie de escenas de suma crudeza, con niños que matan por matar, tomando como referencia el único ejemplo inmediato: sus mayores.

Lo sorprendente de esta obra maestra, que ha consagrado a Meirelles como uno de los más notables directores brasileños contemporáneos, con un sin número de premios alrededor del mundo (Selección Oficial en el Festival de Cannes 2002, Primer Premio Coral, entre otros), es su notable habilidad para la narración visual y un agudo sentido para la creación de ambientes asfixiantes, claustrofóbicos. Por otro lado, son evidentes los antecedentes documentales de Kátia Lund, destacando un exhaustivo trabajo de investigación para captar fielmente cómo sucedieron y fueron difundidos los sucesos reales de estas pandillas.

Meirelles nos lleva por los traumas emocionales y crisis de identidad de estos jóvenes delincuentes. Su vena experimental se nota en el magistral uso de tracking-shots digitales, virados en su fotografía, etc, situándose entre el realismo social y el documental puramente formalista. Los créditos finales muestran los rostros reales que inspiraron cada uno de los personajes, concluyendo la función testimonial de un filme que parece pertenecer más al mundo de la ficción que al de la realidad, por más violenta que pueda ser.

Este crudo relato de tonos épicos, sobre la honorabilidad, pero también sobre la traición, habla sobre la desesperanza del núcleo familiar y el recuerdo fraternal. Ciudad de Dios es una obra contundente, impactante, fuerte, en definitiva, una obra de arte, metafórica desde el personaje de Buscapé y su encarnación de todos los ideales de libertad juvenil.

++Ciudad de Dios se encuentra disponible en 3 ediciones en DVD, la primera, convencional con un sólo disco y pocos extras, la segunda una "Edición Especial" de dos discos, y la última, una "Edición Especial 5° Aniversario", con abundantes extras: el "Cómo se hizo", documental "Oficina de actores", escenas adicionales, videoclip, trailer original, animación, ficha técnica, fichas artísticas, ficha de doblaje, el director, premios y nominaciones, el rodaje y un Trailer más. Ideal para fans y coleccionistas.

5 comentarios:

d-47 dijo...

Oye y esa edicion de 5 años es solo region 1? onde la consigo?

Ya tuviste oportunidad de ver Ciudad de Hombres? Dicen que no es una secuela, pero parece demasiado similar y creo que eso me molesta...

Joel Meza dijo...

El eterno azote de los cineastas mexicanos nunca permitirá que se haga una película así sobre las realidades sociales de nuestro país. Muy buena reseña, Alex.

Àlex Frias dijo...

Estimado Ad, la edición que presento de Cidade de Deus (como todas las demás) son de region 2 edición española. No he visto Ciudad de Hombres, yo pensaba que era una especie de teleserie inspirada en la película. La anotaré en mis pendientes.

Hola Joel: Bueno, en el pasado no hay que olvidar (valga la redundancia) Los Olvidados de Luis Buñuel. Recientemente, tal vez ya no con esa contundencia, Amores Perros, por decir alguna claro.
Saludos!

Joel Meza dijo...

Bueno, Alex, Los Olvidados precisamente fue satanizada en su momento, por no ser azotada y melodramática. Hasta final feliz alterno tuvieron que filmar. Y Amores Perros... uf, para mí fue puro azote telenovelero.

Àlex Frias dijo...

Pero precisamente ahí reside la fuerza de Los Olvidados, en la polémica y censura que provoco en su época de estreno, gracias a mostrar la cara de un México que al gobierno del país no le gusto mucho que digamos. Hasta que ganó premio en Cannes cambiaron de opinión. Y ese final feliz alterno (que tuve oportunidad de ver hace poco) por fortuna no se tuvo que utilizar en esa época.

Amores Perros no me pareció tan de telenovela, aunque no todo me convenció de ella, como el inverosímil episodio intermedio, donde para colmo actúa una buena actriz española, Goya Toledo. Los otros dos episodios (el primero y el último), me parecen lo mejor.
Saludos!

Páginas vistas en total