lunes, 21 de abril de 2008

CINESPAÑA: EL ROBO MÁS GRANDE JAMÁS CONTADO * * * 1/2

La fórmula de la heist movie más típica del cine hollywoodense se encuentra en El Robo Más Grande Jamás Contado (España, 2002), del realizador Daniel Monzón. No será lo más original del condado, pero la estrategia de Monzón en su segundo largometraje (El Corazón del Guerrero/2000, La Caja Kovak/2006) es muy simple y efectiva: la parodia del equipo formado por miembros con talentos diversos y comandados por una mente “maestra”.

El equipo de perdedores y freaks, al estilo de Ocean’s Eleven (Lewis Milestone,1960) incluyendo remakes y secuelas, será presentado de una forma irreverente. Uno de los puntos a favor de Monzón y su coguionista Jorque Guerricaechevarría, es que consiguen interesarnos de manera auténtica en cada uno de los personajes. Quizás cambiaría el título por “El Robo Más Estúpido Jamás Contado”, ya que el líder del equipo, Santos (Antonio Resines, fenomenal), desea llevar a cabo un golpe tan descabellado como inverosímil: el robo de El Guernica, de Pablo Picasso, del Museo Reina Sofía de Madrid.

Santos lo planea todo, convencido de logrará su objetivo, deseoso además de ser un ladrón popular y acaparador de medios, luego de una serie de robos fallidos y risibles. Casado con una stripper (Neus Asensi), Santos conocerá en prisión a Windows (Jaime Barnatán), un hacker y diseñador de videojuegos, capaz de dejar sin luz a media Madrid; Zorba “El Greco” (Manuel Manquiña), llamado así en honor al de la película homónima, un intelectual conocedor de casi todo tema, y finalmente Pinito (Javier Aller), un enano cirquero capaz de entrar y caber en cualquier rincón, por pequeño que sea.

La película es una desternillante y cómica crónica de los contratiempos, problemas y dificultades que tendrán durante la planeación del robo, con ideas tan absurdas (pintar una réplica de la pintura para sustituir al original), o ridículas (ese operativo final en el aeropuerto de Barajas, con Zorba disfrazado de mariachi), que van dejando a este descabellado plan cada vez más lejos del tan ansiado éxito para el ambicioso Santos.

El Robo Más Grande.... tiene muchos aspectos cinematográficos rescatables, como el diseño de arte de Antón Laguna, mientras el manejo del reparto es seguro, sin desaprovechar a cada uno de sus actores, incluyendo una pequeña participación de Sancho Gracia como “Garganta Profunda”, el contacto de Santos en el mercado negro del arte.

La comicidad del trabajo de Monzón reside en la mofa a los marginales e inadaptados sociales, donde habrá un poco de todo, desde humor vulgar (ese gigante homosexual en la cárcel), misoginia (las dos únicas mujeres de la historia son una stripper y una mamá tonta) y escenas que rozan el delirio, al estilo de Alex de la Iglesia (el sueño de Santos donde los elementos del Guernica cobran vida). El resultado es divertido, entretenido y, como en todas las historias redentoras de fracasados y perdedores, estos acabarán obteniendo su recompensa.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total