viernes, 2 de noviembre de 2007

EN CARTELERA: SHOOT'EM UP * * *

En una escena de Shoot’Em up (E.U., 2007), reciente filme del realizador y guionista británico Michael Davis, el misterioso matón Smith (Clive Owen) no dejará que una banda de mafiosos que lo persiguen interrumpa el “acostón” que está teniendo con una guapa prostituta que lo acompaña (Monica Bellucci), por lo que eliminará uno a uno a los villanos, sin dejar de prestar atención a la chica. La anterior es tan solo una de varias escenas ridículamente inverosímiles que abundan en la película, que si bien nunca nos acabamos de creer su historia y mucho menos a sus personajes, este descerebrado ejercicio que lleva a cabo Davis será entretenido si no se toma muy en serio, y se mira con la disposición adecuada, es decir, como una palomera película de acción imparable, que satiriza los filmes británicos de gángsters (Lock, Stock and Two Smoking Barrels/1998, Snatch/2000, ambas de Guy Ritchie) y los thrillers de acción de Hollywood.

Smith es un personaje lleno de sorpresas a lo largo del filme. El típico sujeto renegado, aficionado a comer zanahorias crudas, duro y solitario, que una noche decide salvar a una mujer que es perseguida por unos asesinos. Durante su enfrentamiento a tiros con los villanos, en otro más de los delirios inverosímiles del guión escrito por el mismo Davis, Smith ayudará a la mujer a dar a luz, teniendo que llevarse (a pesar suyo) al bebé, para evitar que corra la misma suerte que su madre y sea asesinado.

El líder de los mafiosos, Hertz (Paul Giamatti), es además un marido considerado que se comunica a cada rato con su esposa por el teléfono móvil, y no parará hasta quitarle el bebé a Smith, debido a que la madre fue inseminada artificialmente como parte del experimento de un político lunático moribundo, asociado con Hertz en un negocio de fabricación de armas.

Si bien el filme es de lo más exagerado e inverosímil, sus escenas de acción están ejecutadas con mucha eficacia, editadas con un buen ritmo, y muchas en sí hacen que Clive Owen (apenas lo vimos hace poco en un gran filme de ciencia ficción, Children of Men/2006) realice una suerte de coreografías que se antojan imposibles. Los actores cumplen con su trabajo sin mayores complicaciones: Paul Giammatti sobreactuándose a sus anchas y disfrutándolo, Monica Bellucci haciendo lo que mejor sabe hacer: lucir atractiva y sensual, luchando todavía por ese papel que la consagre como actriz, y Clive Owen aprovechando la oportunidad para demostrar que hubiera sido un buen James Bond (aquí en una versión desgarbada y vestido de piel), al saber aguantar demandantes escenas de acción.

Shoot’Em Up puede verse como el relato de una especie de James Bond de los barrios bajos, con instintos paternales ocultos y una zanahoria siempre a la mano, para degustarla ruidosamente frente a la cámara.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total