viernes, 2 de noviembre de 2007

ELLIE PARKER * * 1/2













Después de su actuación en 21 Grams (Alejandro G. Iñárritu, 2003), no creí que la guapa Naomi Watts pudiera sacrificar todavía más su atractivo en pantalla como en Ellie Parker (E.U., 2005), pequeña cinta independiente de aquellas que difícilmente se estrenan comercialmente. La película, dirigida por Scott Coffey, tan sólo tuvo un estreno comercial en algunas ciudades de los E.U., en Inglaterra y Japón, y pasó por festivales como Sundance y el Internacional de Seattle.



Escrita por el mismo Coffey, Ellie Parker es la extensión del corto homónimo que dirigió en 2001, filmada con cámara digital y nada lejos de parecer un ejercicio escolar de cine, en su rústica realización y edición sin mucho cuidado. Además, fuera de Naomi Watts y una pequeñísima participación del comediante Chevy Chase, el resto del reparto está formado por actores desconocidos y no profesionales. El relato es el torturante melodrama existencial de la Ellie Parker del título (Naomi Watts), una chica australiana aspirante a actriz, cuya vida se ha ido tornando un desastre: su novio cantante la engaña, va de audición en audición sin mucho éxito, y llegará un momento en que se preguntará si tiene sentido seguir luchando por lo que parece un sueño inalcanzable.

Decía al principio, que en esta película Naomi Watts no podía estar más alejada de su atractiva imagen. Aquí la veremos con el rostro manchado de maquillaje por llorar mientras practica para un casting, y haciendo en el baño todo lo imaginable, desde vomitar, orinar, hasta tener relaciones en la bañera, acabar perdida y sucia en el desierto de las afueras de los Ángeles, etc., conformando así uno de los trabajos más interesantes y peculiares de la actriz británica en mucho tiempo, lo más rescatable del filme de Coffey. En Ellie Parker, Naomi se prueba como actriz en terrenos más experimentales y menos comerciales.

En cuanto al guión, vale decir primero que Coffey ha sido colaborador habitual de David Lynch, actuando en cintas como Wild at Heart (1990), Lost Highway (1997), Mulholland Dr. (2001), el corto Rabbits (2002) y la más reciente Inland Empire (2006), por lo que Ellie Parker se nota inspirada en muchas temáticas y estilo propios de Lynch. Para empezar, el personaje de Ellie Parker parece extraído de la protagonista aspirante a actriz de Mulholland Drive, que también era interpretado por Naomi Watts, sin dejar de lado las intenciones de abordar en esta película algo de la mirada mordaz y terrorífica hacia Hollywood que Lynch ha tratado no nada más en Mulholland Drive, sino en Inland Empire.


Sin duda, como realizador todavía le falta mucho a Coffey, y mucho más para tener la visión delirante, surrealista y corrosiva de David Lynch. Si algo consigue en su trabajo, es una excelente actuación de Naomi Watts, ya que la Naomi hace que nos creamos algo que podría haber sido la encarnación de su peor pesadilla en sus inicios como actriz. Se le nota la sangre, sudor y lágrimas en
ello.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total