jueves, 11 de junio de 2009

EL CARTEL...CLÁSICO.

La inspiración directa del art-nouveau y del arte oriental, combinado con un sensual juego de líneas curvas en su voluta de humo, en el cartel de Chinatown (1974).

Chinatown es uno de los mejores film noir de la historia del cine, realizada en una época en que este género cinematográfico se consideraba cosa del pasado. Su cartel fue diseñado por Diener-Hauser (diseñador de los carteles de Grease, Saturday Night Fever, Serpico, etc.), mientras que el trabajo de ilustración fue realizado por Jim Pearsall.
La inspiración directa de este cartel es el art-nouveau, así como el arte oriental, tomando en cuenta que poco o nada tiene que ver la trama con la chinatown a la que hace referencia el título. Sin embargo, eso no impidió que los diseñadores del cartel recurrieran a las referencias pictoricas del arte chino y japonés, como en esas pequeñas olas que se forman junto a Jack Nicholson, o el diseño tipográfico, de líneas también con un estilo oriental.
El elemento más atractivo del cartel, es la manera en que el humo del cigarro de Nicholson, se transforma inmediatamente en el cabello de Faye Dunaway, quien interpreta el personaje de Evelyn Mulwray. Es un juego de líneas que denotan la sensualidad de la protagonista, objeto de deseo del personaje de Jack Nicholson, el detective J.J. Gittes. El rostro de Dunaway, fundido con el fondo amarillo, sumado a las formas curvilíneas del humo, le dan una cualidad etérea, como si Nicholson la estuviera soñando o imaginando.


El cartel alemán, mucho menos inspirado, conservaba la idea de la voluta de humo revelando la etérea imagen de Faye Dunaway. Aquí, Jack Nicholson nos mira fija y directamente.

Los elementos dentro de este espacio amarillo, desafían al marco que los rodea, saliendo un poco de este margen. El marco es un elegante y sencillo juego de líneas, una de ellas con un brillante color purpúreo que armoniza automáticamente con el amarillo, y que podemos ver también como color del título del fime. Mientras, el verde que colorea a Jack Nicholson, armoniza también con este amarillo, al ser también su color complementario.

El diseño tipográfico es magnífico. Me gustan las líneas curvas de la letra "C" inicial y de la "n" final, que le dan una cualidad sensual a todo el conjunto de letras. Lo que sorprende mucho, es ver que el título está entrecomillado, algo que no se ve con mucha frecuencia en el título de una película dentro de un cartel. El título vuelve a repetirse en el area negra, bajo la ilustración, en una combinación también inusual de diseño de tipografías para los créditos, remitiendo una (la estilizada de tipo oriental) a carteles antiguos de los años 1920 y 1930 (época en la que se ambienta la película), con una tipografía más moderna, sencilla y sin detalle alguno, para los créditos más pequeños, incluyendo el del director, John Huston.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total