miércoles, 13 de mayo de 2009

Y... ¿CÓMO LE PONEMOS?

¿Listo para probar un poco de asfalto?





El estreno más esperado del mes, Angels & Demons, adaptación del bestseller escrito por Dan Brown, trae de regreso a Tom Hanks en el papel de Robert Langdom, luego de verlo en la controversial The Da Vinci Code, del mismo autor. Se ha titulado sin problemas "Ángeles y Demonios" en España. La mayoría de los países conservarán el título original intacto (como México), aunque vale apuntar que en Alemania se titulará “Illuminati”, el mismo título que lleva el libro en aquel país.

Fighting, de Dito Montiel, ha quedado como “Fighting: Puños de asfalto”, siendo el primer título fallido de la semana. ¿Por qué será que varios filmes sobre boxeo y peleas callejeras, nunca se salvan de tener títulos trillados que siempre comienzan con la frase “Puños de…"? Siempre tenemos en estos títulos la metáfora de que los puños del peleador protagonista tienen que ser de algún material simbólicamente duro o resistente. Hubo un filme también sobre boxeo, protagonizado por Orlando Bloom (que no he visto), The Calcium Kid, que se título en España y México “Puños de Calcio”. Además, se encuentra el acostumbrado vicio de dejar el título en inglés y el español juntos.

La película que se ha quedado sin título en español, es la producción hindú Billu, del realizador Priyadarshan, la cual se ha dejado en España con el título internacional en inglés “Billu Barber”. ¿Por qué no haberla titulado “El Barbero Billu”? Se escucha simpático, y nos habla de una película que se mueve entre el melodrama y la comedia. Supongo que la distribuidora asume que, por deducción, los espectadores sabrán qué significa en español “barber”.

Terminamos con los títulos menos problemáticos de esta semana. Junto a Angels & Demons, la producción húngara Delta ha conservado su título original, lo cual no ofrece problema ya que es una palabra también de uso en el español; la francesa “L’auberge rouge” ha quedado como “El albergue rojo”, mientras que otra producción francesa, “La possibilité d’une île”, ha quedado bien traducida como “La posibilidad de una isla”.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total