sábado, 14 de marzo de 2009

WATCHMEN * * * 1/2

Después del trago amargo que tuve con The Spirit, la adaptación de Watchmen (2009), cómic creado por Allan Moore, me ha hecho olvidar en parte aquella decepcionante experiencia. Antiguo estudiante de arte y diseño, Zack Snyder, su realizador, demuestra una vez más su asombrosa visión para llevar al cine novelas gráficas, como lo hizo en su anterior película, 300 (2006), esta una adaptación de la novela gráfica de Frank Miller y Linn Varley.

Watchmen puede verse también como una historia épica de enormes dimensiones (incluyendo su larga duración), protagonizada por enfermizos y complejos antihéroes. En el pasado tuvieron sus momentos de gloria y ahora, en los 1980, época en que Nixon sigue siendo presidente, se encuentran separados. Prácticamente, toda la ciudad de Nueva York los odia, y hay una conspiración para matarlos. La película es una elaborada mezcla de film-noir, de película de superhéroes, humor negro, ciencia ficción e, incluso, algo de gore. Pero atención: no estamos ante una película del tipo Spiderman o Batman.

Es una obscura historia formada por las historias personales de 7 superhéroes, narradas a lo largo de momentos clave en la historia de los Estados Unidos, arrancando con el asesinato de uno de ellos, “El Comediante” (Edward Blake). La parte más atractiva del trabajo de Snyder, como podrán imaginar sus seguidores desde su remake de Dawn of the Dead, es la visual. Desde su misma secuencia de créditos, en la que escuchamos de fondo cantar a Bob Dylan “The Times They Are A Changing”, el trabajo visual no tiene descanso.

Veremos en algunas escenas el mismo estilo de Snyder utilizado en 300: cámara lenta en las peleas, donde los golpes y las patadas se aprecian y escuchan con lujo de detalle; travelings lentos y pausados para “saborear” más los impactos (aquella golpiza de la prisión, por ejemplo). La escena del asesinato de “El Comediante” puede ser de lo más disfrutable para los amantes de la violencia sádica.

El relato es un recorrido metafórico y sarcástico por episodios clave históricos, todo girando alrededor de un mensaje pacifista y ecologista sobre los peligros de la energía nuclear. Uno de los superhéroes, el Dr. Manhattan (Billy Crudup), llamado así por el famoso “proyecto Manhattan”, que en 1945 dio origen a la primera bomba atómica arrojada en Japón, es una increíble creación digital en la que solamente se utilizó el rostro y voz de Crudup. A raíz de un accidente nuclear, el Dr. Manhattan puede teletransportarse dentro y fuera del planeta Tierra, así como volverse un gigante o multiplicarse.

Fuera del impresionante trabajo visual, en el que se incluye el magistral diseño de producción a cargo de Alex McDowell, siento que Watchmen evidencia nuevamente la falta de habilidades como narrador de Snyder. La narración es demasiado fragmentada y me parece que se le ha pasado la mano con la duración, de 2 horas y 40 minutos. Para mí hubiera quedado mucho mejor simplemente con 2 horas. Se nota la admiración -casi amor- del realizador por el cómic de Moore.

Teniendo unos personajes complejos, como “El Comediante”, un tipo fascistoide; Rorschach, con una máscara pintada a la manera de los tests psicológicos del mismo nombre, es un confeso psicópata, etc., incluyendo un montón de buenas ideas, en Watchmen ha faltado una mejor y más inspirada narración. Los flash-backs, donde los personajes narran sus traumáticas vidas, llegan a sentirse demasiado rutinarios. Lo peor, es lo excesivamente dialogada que resulta al final. Me gustó la narración en off de Rorschach, pero los diálogos interminables de Manhattan llegan a ser exhaustivos, con el peligro incluso de llegar a aburrir.

Que bien hubiera sido que esta versión hubiera quedado en un DVD con el “director’s cut” (la versión del director), y que en cine hubiéramos visto una versión reducida, de sólo 2 horas.

++ Lo mejor: el magistral trabajo visual de Zack Snyder.

++ Lo peor: la duración y lo excesivamente dialogada que llega a ser.

- Adecuada para: aquellos que deliraron con Sin City y V for Vendetta.

- Inadecuada para: quienes ya estén un poco cansados de Nixon en el cine, y no quieran enfrentar una especie de versión retorcida de Justice League.

- Ver también análisis del cartel y reseña del soundtrack.

5 comentarios:

Mon dijo...

Muy madrugador...

Joel Meza dijo...

Chin, yo que no tengo intención de verla y ya me picaste la curiosidad al mencionar a tu tocayo Alex McDowell...

Àlex Frias dijo...

Una vez no te hará daño Joel. Igual y te gusta!! Tiene un gran diseño visual y de producción. Si te gustan las adaptaciones de novelas gráficas...adelante!!

Hola Mon!! No, jajaja, de hecho publiqué este texto a las 11 PM, hora de México (6 AM, hora de España). Tal vez de ahí pensaste que estaba madrugando.

Joel Meza dijo...

La verdad, encuentro que no me gustan tanto las adaptaciones de novelas gráficas (y de comics en general, con sus contadas excepciones) al cine, pero Alex McDowell me deja con la boca abierta.

Mijel GLLV dijo...

Delire con Sin City y V... tendre que verla pronto!

Páginas vistas en total